¿Estamos provocando un colapso ecológico?

En este podcast comparto contigo un historia que fue para mi un balde de agua fría, que me ayudo a entender lo que realmente significa la palabra “sustentable”.

Se trata de la historia de Saint Matthews Island, un caso clásico de rebase sustentable, que termina en colapso.  Aquí está la liga al audio del programa de radio: ¿Estamos provocando un colaposo ecológico?.

Transcripción del texto:

Pregunta: ¿Qué es la capacidad de carga?

  1. El peso que puede transportar una camioneta
  2. El voltaje que puede almacenar una batería
  3. La población máxima de una especie que puede soportar un ecosistema

Respuesta: Es la población máxima de una especie que puede soportar un ecosistema.

Hoy quiero seguir hablando de la sustentabilidad y compartir contigo una historia que me ayudo a entender lo que realmente significa la palabra “sustentable”.

Situémonos en 1943, en una pequeña isla, llamada Saint Matthews, fuera de las costas de Alaska, en el mar de Bering. Están ahí estacionados 19 guardacostas norteamericanos, que deciden importar algunos renos, como fuente de alimento de emergencia, en el caso de que se prolongue la segunda guerra mundial.

Piden a los biólogos de la marina un análisis de la capacidad de carga de la isla, para ver cuantos renos puede soportar, sin causar un impacto ambiental negativo.

Regresa el veredicto: la capacidad de carga de la isla es de 13 a 18 renos por milla cuadrada. Puede soportar una población total de 1,600 a 2,300 animales.

La capacidad de carga es un tema que entienden perfectamente los campesinos. Mientras exista un equilibrio entre los recursos naturales que produce la tierra, como pastos o plantas y el numero de vacas o borregos que se alimentan de ellas, sus animales siempre tendrán una fuente sustentable de comida, y los campesinos gozarán de la leche y carne que requieren para asegurar su futuro. Pero si sobre pasan la capacidad de carga de la tierra, con demasiadas vacas o borregos, sus animales acabarán con la comida y morirán junto con la fuente de sustento.

Regresemos a nuestra historia. Es el año 1944, llegan a la isla 29 renos. Saint Matthews es un paraíso  para ellos. Una tierra llena de musgos y espesos líquenes sobre las piedras. También hay abundantes abedules y sauces. Los renos son los reyes de la isla. La tierra es rica en alimento, y no hay otro depredador más que los guardacostas, que al poco tiempo se van, antes de casar un solo reno, dejándolos  en la isla como amos y señores de su tierra.

12 años después va a la isla un investigador para ver lo que ha pasado con los renos, y descubre que esos 29 se han convertido en 1,350. De acuerdo a los estudios de los biólogos, están acercándose al número de capacidad de carga de la isla. Los renos se ven sanos y fuertes, y la fuente de alimento es abundante y frondosa. Toma nota y se va.

Regresa nuevamente a los seis años. En todos lados ve la presencia de los renos, y empieza a notar algo de desgaste en la isla. Ya se ven pisoteados los liquen y los arbustos. En sólo 6 años, los 1,350 renos, se han convertido en 6,000.

Ya se ha excedido por mucho la capacidad de carga de la isla. Y piensa, esto pinta para desastre. Toma nota y se va.

Ahora, regresa a los tres años. Al descender del barco ve por todos lados esqueletos de renos. La isla parece un macabro cementerio. Ya no hay vegetación, los renos han acabado con todo, convirtiendo en un infierno lo que había sido su paraíso. Ahora, ya no hay frondosos líquenes sobre las piedras y hermosos abedules y sauces por todos lados. No, ahora sólo hay un desierto, lleno de esqueletos. Recorre la isla y cuenta los sobrevivientes. 42. Específicamente, 41 hembras y un macho deformado. Era increíble; había desaparecido el 99% de la población.

Ya para 1980 todos los renos habían muerto. Y hoy el único sonido que oyes en la isla de Saint Matthews, es el ruido del viento soplando sobre las piedras desiertas.

¿Qué pasó? En términos ecológicos es un caso clásico de rebase sustentable, que termina en colapso. Habían excedido la capacidad de sustento de la isla. Y se habían enfrentado con una de las leyes inviolables de la naturaleza; no puedes consumir más, que la capacidad que tiene la tierra para renovar, lo que consumiste.

Al escuchar esta historia, sentí un balde de agua fría. Pensé, hay una terrible similitud entre el paraíso libre de depredadores que encontraron los renos al llegar a la isla de Saint Matthews, y nuestro los seres humanos, sobre nuestra hermosa  tierra.

¿No será, que lo que pasó en esa pequeña isla, es en pequeña escala lo que le estamos haciendo nosotros a gran escala a nuestro planeta?

Me da escalofrío pensar, que al igual que los renos, nosotros también estamos consumiendo a gran escala los recursos de la tierra más rápidamente de lo que los puede renovar, y que tarde o temprano nosotros también nos estrellaremos con la misma ley inviolable, con la cual se estrellaron los renos en la isla de Saint Matthews: Consumir más de lo que la tierra puede producir, termina en colapso.

¡Después de esta historia realmente entendí lo que es la sustentabilidad! Aunque el mundo parece grande, inmenso, ilimitado, no lo es. Vivimos en un ecosistema cerrado con leyes inviolables como la capacidad de carga. Hay que entenderlas y respetarlas. De ello depende disfrutar otro amanecer.

Fuente: Libro “la ecología del comercio” de Paul Hawkens

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: