Es más fácil de lo que te imaginas cambiar lo que no te gusta de ti

Pregunta: ¿Es contagiosa la obesidad?

  • Si
  • No

Respuesta: De acuerdo al Dr. Nicholas Christakis de la Escuela de Medicina de la Universidad de Harvard, si, la obesidad es contagiosa.

Hoy quiere compartir contigo algunos datos del nuevo libro “Switch” de los hermanos Chip y Dan Heath,  que trata a cerca del comportamiento humano y cómo podemos cambiar cosas que no nos gustan en nuestra vida.

Por ejemplo, el descubrimiento de que la obesidad es contagiosa, se dio a través de una serie de estudios a lo largo de 32 años que analizaron a 12,067 personas. ¡El estudio concluyó, que cuando uno se vuelve obeso, triplica la probabilidad de que tus amigos más cercanos también se vuelvan obesos! ¿Qué está pasando?

Pues resulta que nos influye y condiciona poderosamente lo que vemos a nuestro alrededor. Por eso cuando nuestro amigo se vuelve obeso, cambia nuestra percepción de lo que es un “tipo” de cuerpo aceptable.

Pasa lo mismo con el alcoholismo, y con un sin fin de otros comportamientos positivos y negativos, en los cuales participamos como seres humanos, como es casarnos, estrechar la mano o darnos un abrazo, comprar la última modo, perforarnos, dar propina, e incluso invertir en acciones de bolsa como Google. Todos estos comportamientos vienen del hecho que imitamos conciente o inconcientemente a la gente de la cual nos rodeamos. Esto se llama norma social.

Y por eso que normalmente es tan difícil lograr el cambio individual o institucional.

Algo que descubrí en este libro que me encantó, es un nuevo tipo de metodología para enfrentar y superar problemas personales, de pareja, o en el trabajo llama “terapia enfocada a soluciones”. Esta se base en generar pequeños cambios positivos en nuestro comportamiento y construir sobre ellos. En una forma muy esquemática, un terapeuta entrenado, empieza por decirle al paciente, “me permites hacerte una pregunta un poco rara”. Y después de recibir su aprobación continúa, “imagínate que esta noche te acuestas y duermes muy bien, y mientras duermes sucede un milagro; todos los problemas que te trajeron aquí se han resuelto. La pregunta es: ¿Cuando despiertas en la mañana cuales son los primero pequeños detalles que percibes que te harían pensar; pues si, algo debe de haber sucedido – ¡el problema ha desaparecido!?”

A diferencia de las metodologías antropológicas tipo freudianas, que se basan en profundizar en nuestro pasado y buscar el sujeto de nuestra desdicha, está metodología, se centra en el presente y el futuro y busca identificar pequeñas victorias para moldear nuestra conducta en la dirección deseada y poco a poco ir construyendo una serie de nuevos hábitos positivos que nos liberaren del comportamiento no deseado.

Parte del principio que la solución está en nosotros. Y que sólo nosotros sabemos lo que necesitamos para afrontar y salir del problema. Por eso, el trabajo del terapeuta es uno de entrenador y guía que nos ayuda a descubrir y nos anima a proseguir en el camino deseado.

En el libro ilustran una sesión de terapia de pareja en la cual les preguntan a los cónyuges en conflicto que señales concretas verían a la mañana siguiente que demostraran que había ocurrido un milagro en su relación:

  • Esposa: Me sentiría a gusto, contenta, finalmente relajada. Sería mas amable con Juan. Ya no lo estaría atacando por cada cosita.
  • Terapeuta: ¿Entonces qué harías?
  • Esposa: Púes habría más entendiendo entre nosotros. Cada uno escucharía lo que el otro estaba diciendo.
  • Esposo: Si. Si. Así es. Ahorita, realmente no nos estamos entendiendo. Estamos cada uno viendo como imponernos. Y no paramos de atacarnos.
  • Terapeuta: ¿Como sabrían que el otro realmente estaba escuchando?
  • Esposa: Lo vería en su cara. Habría más contacto visual, (pausa y después risa). Asentaríamos con la cabeza en los momento correctos.
  • Esposo: Así es. Los dos responderíamos a lo que el otro dice en vez de atacarnos o ignorarnos.

Me encantó. Se me hace un ejemplo tan sencillo y tan profundo, porque en el fondo cada uno de nosotros somos sabios. Simplemente hay que aquietar la mente y dejar que fluya la sensatez.

Ahora, para generar nuevos hábitos, un pasito a la vez, el libro cita otra interesante metodología creada por el profesor Peter Gollwitzer de la Universidad de Nueva York, que se llama “disparadores de acción”.

La idea es pre-cargar decisiones a nuestra mente. El profesor Gollwitzer, dice que cuando establecemos un disparador de acción en nuestra mente, programamos la iniciativa en nuestro subconsciente, convirtiéndola en un hábito instantáneo.

El secreto para ayudarnos a cambiar lo que no nos gusta en nuestra vida es echarlo a andar haciendo un compromiso con nosotros, anotando en una libreta la acción concreta que vamos a realizar, especificando la fecha y la hora en que la llevaremos a cabo.

Por ejemplo, para la pareja en conflicto, podrían apuntar en sus cuadernos respectivos qué acción realizarían en la mañana para recuperar la alegría en su matrimonio. Cosas tan sencillas y profundas como que lo primero que haría cuando se despierta su pareja sería mirarla a los ojos y sonreír. Y cada noche antes de acostarse meditarían y apuntarían en su cuaderno ahora, que pequeña detalle podré ofrecer al día siguiente para conectar, y brindarle un pequeño regalo de mi ser. A la mejor al día siguiente sería recibir a su pareja en el desayuno con una tasa de chocolate caliente, que se acuerda como le gustaba.

Aunque los disparadores de acción no son perfectos, un estudio reciente hecho a 8,155 personas en 85 escenarios diferentes, reveló que las personas que apuntaron la acción concreta a realizar obtuvieron mejores resultados en el 74% de los casos. Y entre más grande e importante era el objetivo más efecto tenía apuntarlo.

Lo bello del cambio positivo es que tiende a alimentarse de si mismo. Una vez que tomas ese pequeño paso en la dirección deseada, empiezas a formar una nueva imagen de ti, que te inspira y te anima a seguir.

Es cierto, no es tan fácil cambiar. Sin embargo, si aprovechamos este nuevo conocimiento en relación  al comportamiento humano, podemos empezar por cambiar y después ayudar a los otros a cambiar. Recuerda, que tanto los buenos como los malos hábitos son extremadamente contagiosos.

Te invito durante esta semana santa a tomar un momento para ti para reflexionar sobre lo que es realmente importante en tu vida y a aplicar la terapia enfocada a resultados y los disparadores de acción para cambiar lo que no te gusta y alcanzar la coherencia y la felicidad que tanto mereces.

Anuncios

2 comentarios

  1. Mi querido Mc. Cuando tuve nuevamente el gusto de saludarte en mi oficina 23/08/10 me comentaste que te gustaba nuestro frase de: “Hablamos al corazón para llegar a la mente” y agregaste algo que me pareció muy interesante e importante. “Se compra con el corazón se justifica con la mente” Por favor corrígeme si es correcto lo que asevero: Gracias por el complemento a nuestro decir validando lo que siempre he pensado: eres un tipo simpático con mucha inteligencia y don de gentes. Un gran orador que toca el corazón para llegar a la mente.

    • Mi querido Guillermo, me encanta lo que están haciendo. Los veo como un excelente ejemplo del nuevo marketing de experiencia que estoy convencido será una las áreas de marketing más valor y futuro. Cheers

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: