Deseo que Dios te colme de todos los regalos de la creación en el 2012

Como último podcast del 2011 comparto contigo una experiencia íntima que para mi ha sido trascendental; mi experiencia con la meditación. Aquí explico lo sencillo e importante que es aprender a echarnos en los brazos de Dios y tomar control de nuestras emociones y bienestar. Espero que lo disfrutes.

 

Transcripción

La pregunta de hoy: ¿Cuál es la mejor manera de combatir el estrés?

  • Ir de vacaciones
  • Ir de compras
  • Declararse incompetente y arrojarse el los brazos de Dios

Sin duda unas ricas vacaciones son buenísimas, e irse de compras también es a todo dar. Sin embargo, desde mi humilde punto de vista, la mejor forma de enfrentar el estrés es declararse incompetente y como una criatura arrojarse en los brazos de Dios.

Déjame explicar.

Para la mayoría de nosotros el estés es nuestra fuente de energía. Y estamos acostumbrados a  pensar que cuando llega a su límite hay que ir de vacaciones o por lo menos de compras. Sin embargo, la auténtica relajación no es exterior sino interior. Para realmente combatir el estrés hay que aprender a meditar y tomar control de nuestras emociones.

A lo largo de los años me he dado cuenta que la vida es mucho más fácil y agradable de lo que nos imaginamos. Simplemente hay que aprender a echar mano de las capacidades que la naturaleza nos ha dado para adquirir equilibrio y felicidad.

Y entonces muchos me preguntarán; si es tan fácil entonces por qué hay tanta gente estresada e infeliz.

Pues yo conozco bien el tema. Como muchos de ustedes yo también viví una época de mi vida en la cual me alimentaba del estrés. Mi misión era solucionar problemas y  creía que debía y podía cargar con el peso del mundo sobre mis hombros. Me sentía un Superman que tenía que resolverlo todo. Solo que después de años de estrés crónico,  que me llevó a un principio de úlcera, me di cuenta de que tenía una actitud realmente tonta.  Pues yo no era  Dios, sino una simple criatura que se estaba amargando la vida inútilmente.

El día que me declaré incompetente de poder resolverlo todo, me volví más eficiente porque la vida es más grande y profunda que una sola persona. Al hacerme pequeño crecí. Al someter mi ego, enaltecí mi ser. Y pasé de ser un estresado gritando en contra de la inmensidad, a una invitado al edén.

Y es a este edén que me gustaría invitarte el día de hoy como regalo de año nuevo.

La vida, Dios, la energía universal, como tú la quieras llamarla nos aguarda con los brazos abiertos.

Por lo tanto, te invito este fin de año a arrojarte en los brazos de Dios y dejarte querer. A volver a tomar contacto con la fuente de la vida. Con la energía universal. Permite que te cargue las pilas, que te disuelva el estrés, que te arrulle en su seno y que te colme de todos los regalos de la creación.

Es muy fácil. Simplemente busca un lugar tranquilo donde te sientas seguro.  Siéntate cómodamente y cierra los ojos. Ahorra haz tres respiraciones profundas y con cada exhalación suelta un suspiro desde el fondo de tu ser que empieza a liberar la tensión y te prepara para el viaje a tu interior.

Imagínate la pintura de Miguel Angel en el techo de la Capilla Sixtina donde Dios extiende su brazo a todo lo que da y el ser humano lánguidamente levanta un dedo. ¡Estira tú también el brazo y haz contacto con Dios!

Déjate querer. Arrójate en sus brazos. Y con la inocencia de un niño o una niña recobra la confianza básica en la vida y sumérgete en la misma fuente la creación.

Al aventarte entras en el océano de la energía universal y al aquietar la mente te sumerge en el estado de pura conciencia. Respira lento, profundo y pausado. Y con cada respiración relájate más y más. Siente como se aquieta tu mente, cómo pesa tu cuerpo y como toda la tensión que te agobia se funde con la energía que te revitaliza.

Como toda disciplina requiere de dedicación y práctica. Pero lo maravilloso es que es realmente sencillo e intuitivo aprender a meditar. Simplemente respiras en forma lenta, profunda y pausada y te auxilias de una palabra o un sonido que repites en tu mente como un rosario.  Esta repetición de una palabra o sonido que se conoce como “mantra” te ayuda a centrarte y a alejar los pensamientos que te avienta el subconscientes.

Dependiendo de tus creencias y preferencias te invito que consideres uno de los siguientes mantras: “Amen”, “Om” o “Aquí”. “Amen” funciona bien para los católicos, “Om” para para los que se inclinan más por las filosofías orientales y “Aquí” es ideal para los pragmáticos. Los tres cumplen el mismo propósito, permiten centrarte y acallar el parloteo de la mente. El fin es utilizar el mantra como si fuese un bate de béisbol cada vez que se empiece a manifestar un pensamiento, pégale con el sonido, sacarlo del campo de tu atención y regresa a la tranquilidad.

Con un poco de práctica entrarás en un estado de relajación que es el doble de profundo del sueño profundo donde 3,800 millones de años de evolución ejercen su efecto reparador en tu cuerpo y alma. Aquí  en este estado de la más profunda relajación reconocemos que somos profundamente amados y que somos hermanos y hermanas de todas las criaturas, y que nuestra vida es realmente importante. Aquí nos susurra Dios al oído que somos llamados a ser co-creadores y albaceas de la creación con Él.

Y meditar sólo requiere de un poco de disciplina diaria. Imagínate poder iniciar cada día centrado después de sólo 20 minutos de meditación, sintiendo como brota la alegría como una fuente de luz desde lo más profundo de tu ser.

Imagínate poder salir a la calle todo los días revitalizado llenos de paz y sabiduría listo para nuevamente  enfrentar la vida y dar lo mejor de ti mismo.

¡Date este regalo este 2012!

Entonces en conclusión, yo te invito este fin de año a hacer tu resolución para aprender a meditar. Esto te permitirá irte de vacaciones todos los días a tu interior a cargar las pilas y realmente combatir el estrés.

Del fondo de mi corazón deseo que el 2012 sea el mejor año de tu vida.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: