Video mensaje de año nuevo 2014

He preparado un video mensaje de año nuevo para ti. ¡Felicidades!

http://www.youtube.com/watch?v=9_1M0oQAgRE&feature=youtu.be

TRANSCRIPCIÓN

Está por concluir el 2013. Un año que algunas personas dicen no cumplió con sus expectativas. Por lo tanto hoy quiero hacer una reflexión de año nuevo sobre la gratitud y porque hay que fortalecer nuestro ánimo para construir las oportunidades que queremos.

Quejarse es algo muy peligroso. Vivimos en un mundo de expansión que está creciendo constantemente buscando añadir valor, afirmarse y florecer. Y el quejarse  crea desánimo, que inhibe el crecimiento, que a la vez alimenta el miedo y aumenta la frustración.

Y probablemente lo más pernicioso del desánimo es que se alimenta de si mismo y propicia y fortalece específicamente aquello que nos está desanimando. Imagínate,es una dinámica que nos drena de  nuestra fuerza vital utilizándola para darle vida a aquello que no deseamos.

Sin duda un escenario nefasto.

Y es precisamente en estos momento de adversidad cuándo más necesitamos echar mano de la fuerza más poderosa de universo: el poder de la gratitud.

Permíteme explicar. Ante la adversidad podemos tomar una de dos posturas. Podemos tomar una postura de desánimo dónde nos imaginamos que vivimos en un mundo hostil de escasez o podemos tomar una postura de agradecimiento donde nos imaginamos que vivimos en un mundo de abundancia y oportunidad.

Probablemente uno de los ejercicios más difíciles que existe es tener fe en la fuerza creadora de la vida y alimentarnos e inspirarnos de ella cuando estamos inmersos en el letargo del desánimo creado por una fuerza colectiva de negatividad.

Sin embargo, si queremos salir adelante y  construir una vida, una sociedad y un país próspero, no hay otra solución.

Te invito a hacer un ejercicio conmigo:  comparemos la dinámica del desánimo con la dinámica de la gratitud.

El desánimo es un cáncer social que hay que extirpar de raíz. Está alimentado por cada individuo que renuncia a su derecho de creer, crecer y crear. Y esta fuerza negativa es tremendamente nociva. Hay que entender que el desánimo no soluciona nada. Simplemente nos hace sentir miedo e impotencia dándole un poder inmerecido a las fuerzas que no deseamos, ayudándoles a enraizarse aun más.

La gratitud es justamente lo opuesto. Es poderosísima porque nos relaciona con la misma escénica expansiva de la vida que está diseñada para que seamos exitosos. Entre más desarrollamos la gratitud, más crece nuestra fe y con ella nuestra confianza en nosotros mismos.

Otro aspecto fundamental de la fe es que contrarresta el miedo. Al operar desde una postura de abundancia en vez de escasez uno está más abierto y dispuesto a compartir con los demás, lo cual nos abre para poder ver y capitalizar un sin fin de  oportunidades ganar-ganar que brinda la vida.

Y hablando de las bondades que genera la fe, siempre me ha maravillado la coraza que le da la fe a la gente que vive una vida con propósito y agradecimiento, como fue el caso de la Madre Teresa de Calcuta, que podía vivir en medio de gente con las enfermedades más contagiosas y no contagiarse de ellas.

Detengámonos a reflexionar sobre esto. Imagínate un momento que vivimos en un universo inteligente, dinámico y creativo que ayuda y protege a los que enfrentan la vida con propósito y agradecimiento.

Imagínate que la dinámica de la vida conspira a nuestro favor para darnos lo que necesitamos para proseguir en nuestra construcción de un mundo mejor.

Imagínate si esto es cierto, el poder que tenemos para generar riqueza al simplemente transformar nuestro paradigma de uno de escasez por uno de abundancia.

Sigamos con el ejemplo de La Madre Teresa o de cualquier persona que se enfrenta a la adversidad con agradecimiento y fe. Si efectivamente su pensamiento positivo les puede blindar en contra de contagiarse de víruses más mortales, que no podrá hacer frente al desánimo.

Por lo tanto, hoy te invito a unirte a mi para hacer un ejercicio de coherencia y de gratitud en este momento que dejamos atrás el 2013. El año que concluye no ha cumplido con las expectativas de crecimiento económicas que se proyectaron en enero pasado. Dejémoslo en su lugar, en el pasado.

Ahora es el momento de retomar fuerza y agradecer que seguimos en pie. Entender que el regalar nuestro presente y futuro al desánimo es un acto de ignorancia. Y digo ignorancia en el sentido literal de la palabra de ignorar el efecto nocivo que produce en nuestra capacidad para sobresalir.

El asunto es que existe otra realidad. Una de ánimo y propósito que conduce hacia la riqueza. Una realidad que alimenta. Una que dignifica. Una que le da sentido a la vida. Y una que es una fuerza mucho mayor.

Entonces hoy te invito a cargar tus pilas haciendo un ejercicio sobre todo lo bueno que hay en tu vida y dando gracias por ello. Hazlo diariamente durante la próxima semana y coméntenlo con tus amigos y familiares.

Empecemos por cambiar nuestro discurso, y buscar lo que está bien y sobre ello empezar a fortalecer nuestro ánimo para ver, construir  y atraer hacia nosotros las oportunidades que harán del 2014 un año extraordinario.

Te mando un fuerte abrazo. y ¡Feliz año nuevo!

Protegido: Aprende a vivir con el Big Data

Este contenido está protegido por contraseña. Para verlo introduce tu contraseña a continuación: