¿Seremos desplazados por la misma tecnología que creamos para ayudarnos?

Muchos de mis amigos y amigas me han comentado que están preocupados por su porvenir. Ven que cada vez más la tecnología está desplazando al ser humano y se preguntan que les depara para ellos y sobre todo para sus hijas e hijos el futuro.

Específicamente me preguntan dónde vamos a quedar los seres humanos comunes corrientes, como tú y yo, ahora que las maquinas realizan tareas de oficina mejor que nosotros y nos ganan en nuestros juegos de destreza más sofisticados.

Déjame darte algunos ejemplos que ilustran esta preocupación:

Veamos que pasa cuándo un joven llamado Michael Chipman inventaTurboTax, un programa súper eficiente para el calculo de impuesto. Pues resulta que se convierte en multimillonario. Y esto está bien, porque la creación de valor debe ser bien remunerada. Sin embargo lo preocupante es que su invención ha desplazado a miles y miles de contadores que se ganaban la vida haciendo cálculos de impuestos, obligando a muchos de ellos a agarrar empleos menos bien pagados porque no saben cómo competir contra una máquina que trabaja las 24 horas del día los 365 días del año y calcula los impuestos a la perfección. Lo que es más esta máquina no se queja ni se enferma. Aparentemente es el empleado ideal.

Ahora volteamos a ver las máquinas “inteligentes”. Durante muchos años se pensaba que el ajedrez era el juego que demostraba la supremacía de la intelectual humana, hasta que el 11 de mayo de 1997 una computadora llamada Deep Blue, le gana al campeón mundial de ajedrez Gary Kasparov.

Y mas recientemente el 14 y 15 de febrero de 2011 otra computadora le gana a los mejores jugadores del súper popular juego de concurso llamado “Jeopardy!” Aquí a diferencia del ajedrez los concursantes tienen que contestar correctamente una serie de preguntas de trivia sobre temas tan variados como historia, literatura, cultura popular, ciencias y deportes.

En este caso pusieron a las estrellas Ken Jennings y Brad Rutter, a jugar en contra de una computadora llamada “Watson” en honor al legendario Presidente de IBM Tomás Watson. Y una vez más la maquina ganó.

Al concluir el juego Jennings, que entró en segundo lugar, comenta, “Yo le doy la bienvenida a nuestro nuevo supremo pensador. Al igual que vimos como las máquinas eliminaron al trabajador de la linea de producción en el siglo XX, el día de hoy han presenciado como una nueva línea de máquinas pensantes nos han desplazado a Brad y a mi, que podríamos decir somos los primeros trabajadores de la era del conocimiento para ser desplazados por una maquina inteligente.” ¡Que tal!

Y para complicar aun más las cosas, algunos analistas están viendo como la tecnología está polarizando la distribución de la riqueza y cambiando los fundamentos de la competencia.

Antes cuando trabajábamos en el mundo de los átomos había un fenómeno de tiempo y espacio que limitaba nuestra capacidad física y generaba oportunidad para mucha gente. Ahora en el mundo virtual esto ha desaparecido. Hoy gracias al fenómeno digital uno puede estar presente simultáneamente en todas partes.

Déjame darte un ejemplo. Digamos que en el mundo físico el mejor albañil puede colocar 1,000 ladrillos por hora y que el segundo mejor puede colocar 950. Pues como el mejor albañil no puede estar en dos lugares a la vez, hay oportunidad para ambos. Y esto genera un mercado de trabajo para muchísimas personas dónde el mejor gana más y los menos buenos ganan menos, pero todos tienen la oportunidad de ganar algo.

Ahora transladémonos al mundo digital. En muchos casos aquí, gracias a que el mejor programa, la mejor canción o el mejor video puede ser duplicado al infinito no hay lugar para el número dos y mucho menos para el número tres, cuatro o cinco. Esto lo vemos con fenómenos como Google, Facebook, Wikipedia y Amazon que entre más usuarios tienen, más consolidan su posición de liderazgo, complicándole la vida al número dos y a cualquier nuevo competidor que los quiera desplazar.

Simplemente te pregunto, ¿Le dedicarías tiempo a participar en una nueva red social cuándo todos tus amigos y conocidos están el Facebook? La mayoría de nosotros diríamos que NO.

Y entonces que hacer ante este escenario. ¿Es el fin del empleo? ¿Seremos desplazados por la misma tecnología que creamos para ayudarnos? ¿Estamos ante un desastre humano?

Permíteme compartir contigo mi punto de vista. Yo NO creo que estamos ante el fin del empleo, que la tecnología que creamos para ayudarnos nos va a desplazar, ni que estamos ante un desastre humano. Lo que creo es que el secreto para sobresalir en la actualidad y en los años por venir es dejar atrás una mentalidad lineal y educarnos para desarrollar nuestra creatividad para aprender a capitalizar la tecnología a nuestro favor.

Hay te va un dato revelador. Los fundadores de Google, Larry Page y Sergey Brin, el fundador de Amazon, Jeff Bezos y el de creador de Wikipedia, Jimmy Wales todos tienen algo en común. Todos fueron a escuelas Montessori. Para los que no la conocen, es una metodología educativa creado a principios del siglo pasado, por la doctora e investigadora italiana María Montessori. Es un sistema de aprendizaje práctico dónde el día de estudio no se rige por un programa estructurado, sino en base a una serie de prácticas auto dirigidas de acuerdo a los intereses y habilidades de cada alumno. Este tipo de educación prepara a los alumnos para competir en este nuevo mundo donde se requieren urgentemente capacidades más allá del aprender a leer, escribir y memorizar. Hoy sobre todo requerimos las capacidades de análisis y síntesis para capitalizar toda la información que nos brindan las computadoras y generar con ella nuevas ideas.

Déjame ilustrar este punto. Después de que Gary Kasparov pierde su título de campeón mundial de ajedrez en 1997 en contra de la computadora, inventa una nueva modalidad de ajedrez que se llama Ajedrez de Formato Libre, donde un ser humano puede apoyarse por una o varias computadoras al jugar. Aquí es el ser humano que está en control y toma la última decisión de que movida realizar apoyado en la información que le presenta la computadora y ¡Eureka! la computadora ya no nos puede ganar. Resulta que las computadoras y los seres humanos pensamos en forma diferentes y que la inteligencia creativa humana todavía tiene mucho, muchísimo que dar.

Aquí el asunto es crecer al reto de al actualidad y educarnos para desarrollar nuestra plena capacidad humana.

Hoy como nunca antes la computadora nos ha brindado una mundo de información disponible al instante. Hay que aprovecharla.

El secreto del éxito es liberarnos del miedo y aprender a utilizar la computadora a nuestro favor para que podamos capitalizar nuestro extraordinario diferenciador humano “la creatividad” para encontrar nuevas relaciones enter cosas existentes y con ello crear valor real, profundo y duradero para nuestros semejantes.

En resumen. No hay que preocuparse sino ocuparse y dejar de tenerle miedo a la computadora. Es urgente que abracemos la tecnología y ponerla a trabajar a nuestro favor para crear un nuevos modelo económico que es más humano, sustentable y coherentes que el sistema voraz, inhumano e insostenible del siglo pasado.

Anuncios

Cómo duplicar tu ingreso, salud o felicidad

Creo que a todos nos interesa duplicar nuestro ingreso, salud o felicidad, sin embargo a veces no tenemos en claros que hay hacer para lograrlo. Por lo tanto hoy me gustaría compartir con ustedes un par de metodologías para mejorar nuestra productividad que le aprendí al gurú de management Brian Tracy.

La primera metodología consta de siete pasos para disparar la productividad y la segunda nos enseña cómo organizar el día para aprovecharlo al máximo.

Entonces empecemos con los siete pasos para disparar nuestra productividad.

Paso número uno: Define lo que quieres. Parece tan obvio y sin embargo no lo es. Muchas veces pasamos por la vida como un barco sin rumbo simplemente reaccionando ante los obstáculos que nos encontramos en el camino para apenas sobrevivir. Por lo tanto el primer paso para duplicar nuestro ingreso, salud o felicidad es definir claramente lo que queremos en cada uno de los ejes fundamentales de nuestra vida. Por ejemplo que queremos en cuanto a trabajo, dinero, salud, relaciones, familia, formación y crecimiento espiritual. ¡Importante verdad! Por lo tanto el primer paso para alcanzar el éxito es que tú decidas cómo quieres que sea tu vida. Se específico. Las generalidades no sirven para nada. Precisa cuánto quieres ganar. Cuánto quieres pesar. Que tipo de familia, relaciones y estilo de vida quieres disfrutar. El simple hecho de decidir y especificar claramente lo que quieres, mejora exponencialmente la probabilidad de que lo logres.

Paso número dos: Escríbelo en forma clara y detallada. Siempre piensa escribiendo. Una meta que no está escrita no es una meta. Es simplemente un deseo. Carece de la energía de la redacción. De haberla apuntado. De haberla creado. Y de haberte comprometido con ella. Cuándo tomas tus metas y las sacas de tu cabeza y de tu imaginación y las plasmas en papel programas a tu subconsciente con la instrucción de que esta meta es algo real.

Paso número tres: Ponle fecha. Una fecha límite pone a trabajar al subconsciente, indicándole que este asunto es importante, lo cual hecha a andar nuestro mecanismo instintivo de logro que nos ayuda a convertir nuestras metas en realidad. Y si es un objetivo grande, estructúralo en base a fechas escalonadas para no dejar nada al azar.

Paso número cuatro: Haz una lista exhaustiva de todo lo que vas a tener que hacer para alcanzar tu meta. Apunta cada paso u actividad que se te ocurra hasta que sientas que no falta nada.

Paso número cinco: Organiza tu lista y conviértela en un plan. Decide lo que vas a tener que hacer primero y lo que vas a tener que hacer después. Decide lo que es más importante y lo que es menos importante. Y después apunta cada acción en tu papel.

Un plan es simplemente una lista de actividades organizada por secuencia de prioridades. Es la pista sobre la cual vas a correr. Además un plan dispara tu productividad. Se ha encontrado que por cada minuto que le dediques a la planeación te ahorras 10 minutos en la ejecución. Grábatelo bien.

Toda la gente exitosa tiene un plan escrito que detalla los pasos a seguir para lograr sus objetivos. ¡Tu también lo necesitas!

Paso número seis: Actúa sobre tu plan. Haz algo. Haz cualquier cosa. Pero ponte YA a trabajar. No postergues. Como decía el gran filósofo Chino Lao Tse “Una viaje de mil kilómetros empieza con un primer paso.” ¡Dalo hoy, dalo YA!

Paso número siete: Este es sin duda el paso más importante de todos. Haz algo diariamente, los 365 días del año, que te mueva en la dirección de tu objetivo. Te maravillarás de todo lo que lograrás con simplemente aplicar diariamente en tu vida este principio.

Ahora que ya tienes tu plan, hay que integrarlo a tu vida diaria. Y para ello se recomienda usar el método ABCDE para enfocarte en lo importante y disparar tu productividad.

El principio del método es que todos los días antes de ponerte a trabajar haces una lista de todas las cosas que te imaginas que vas a tener que hacer durante el día y la organizas por prioridad poniéndole al lado de cada actividad una de las siguientes letras.

Una actividad “A” es un actividad crucial. El no realizarla tendrá serias consecuencias sobre tu negocio, desarrollo, salud o felicidad. Hay que hacerla. Dentro de estas actividades está incluido el paso diario que vas a tomar para acercarte cada vez más a lo que es realmente importante para ti. Entonces marca con una “A” todas las actividades prioritarias y hazlas primero.

Una actividad “B” es una actividad importante, más no crucial. El no hacerla generará pequeñas consecuencia sobre tu negocio, desarrollo, salud o felicidad. Hay que hacerla, pero únicamente después de haber terminado con todas las actividades “A”.

Una actividad “C” es una actividad placentera más no es esencial. El no hacerla no genera ninguna consecuencia negativa. Por lo tanto no debes realizar ninguna actividad “C” sin antes haber completado todas las actividades “A” y “B”. Y si el tiempo no alcanza, no te preocupes, no pasa nada. Olvídate de ellas.

Una actividad “D” es una actividad que se tienen que realizar pero que otra persona la puede hacer tan bien o casi tan bien como tu. Por lo tanto esta actividad es una que hay que “Delegar”. El único tiempo que le debes dedicar es el requerido para delegar y después verificar su conclusión.

Finalmente llegamos a la actividad “E”. Esta es una actividad que ni da gusto, ni añade valor. Es una actividad que hay que “Eliminar”. Hay que identificarla y borrarla de tu lista y de tu vida.

En resumen. Si quieres ser exitoso hay que hacer lo que la gente exitoso hace: planea, fija prioridades y ejecuta. Por lo tanto hoy te invito a aplicar estas dos metodologías que sin duda te ayudará a alcanzar tus sueños. Lo único que hay entender es que tienes que disciplinarte para hacer todos los días lo primero primero y dejar de hacer tantas cosa inútiles que acaban con tu energía y te roban de oportunidad.

Este es tu momento. No pierdas tiempo. Organízate y fíjate la meta de duplicar tu ingreso, tu salud o tu felicidad YA.

Escucha aquí el programa transmitido en el noticiero de La Red de Radio Red el 29 de enero 2014.