Mensaje de Navidad 2014: Respira e inspira el amor celestial.

Como es Navidad me gustaría invitarte a soñar y a olvidarte por un momento de que eres un ser tan racional.

Esta Navidad quiero que te dejes seducir por la imaginación. Respira. Inspira el amor celestial.

María y Jesús

Vamos a hacer un ejercicios donde tu te Imaginas que estás frente a María que tiene al niño Jesús en sus brazos y que ella te lo pasa para que tú lo puedas arrullar.

El nacimiento de Jesús nos invita al amor. A dejar nacer en cada uno de nosotros la esencia de su ser y a reconocer que somos parte de algo maravilloso.

La imagen del niño Jesús dispara la felicidad y hace nacer en nosotros la grandeza de nuestra humanidad.

Dios está tan cerca. Simplemente hay que bajar la guardia y dejarnos querer y el niño Jesús es el vehículo ideal.

Por lo tanto te invito a hacer el siguiente ejercicio conmigo para celebrar la Navidad. Sólo requiere no tomarse tan en serio para poder recordar y convocar el espíritu infantil de la sorpresa y el deleite ante la magia de vivir.

Entonces, empecemos. Respira. Inspira el amor celestial. No tengas miedo, déjate amar.

Enfócate en tu corazón. Siente como se abre y expande de él una luz radiante de gran alegría. Agradece estar vivo. Y agradece esta nueva vida que nace este día.

Ahora te voy a pedir que dejes volar tu imaginación. En el ojo de tu mente visualiza nuevamente que estás frente a María que tiene al niño Jesús en sus brazos. Respira e inspira el amor celestial. Te extiende al niño Jesús. Sonríe. Tómalo en tus brazos y llévalo a tu pecho y arrúllalo con ternura y con todo tu amor.

La imaginación es la puerta a la comunicación divina. No tengas miedo de abrir tu corazón. De dejar entrar en él la locura divina. De arriesgarte a vivir la iluminación.

Se valiente. Desatado. Maravillado del milagro de estar aquí. De ser testigo protagonista de la fiesta de vivir.

Respira. Inspira es amor celestial.

Sigues con la criatura en tus brazos. Sonríele. Mira en sus ojos. Que pureza. Es como mirar en la inmensidad del cielo y percatarse que vivimos en un universo inteligente. Su mirada toca la profundidad de tu alma y tu conmueve. Es una delicada sinfonía de alegría y compasión.

Y su madre, tu madre, mi madre, observa feliz. Es la fiesta de Navidad. Es la fiesta de la unión. Es la fiesta de las fiestas. Es la fiesta del amor.

Tanto amor. Tanto amor si simplemente abrimos el corazón. Ábrelo, ábrelo, ábrelo YA. Arrulla al niño de la Navidad. Es tu hijo, es tu hermano, es tu padre y señor. Es tu complice y tu amigo, tu confidente y mentor.

Ábrete, ábrete, ábrete YA. Respira. Inspira el amor celestial. Expira el miedo. Déjate amar.

Ahora intercambia lugares con el niño Jesús, y regrésaselo a María. Ella te toma en sus brazos y te lleva hacía si. Te arrulla en su pecho. Déjate ir. Déjate ir. Y siéntete seguro y muy, muy feliz.

Feliz Navidad.

Escucha aquí el comentario transmitido el 24 de diciembre 2014 en el noticiero La Red de Radio Red con Sergio Sarmiento y Lupita Juárez.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: