Uber y Airbnb: empresas exponenciales a seguir

Hay un cambio sísmico en el mundo de los negocios. Uber, la empresa de taxis más grande del mundo no es dueña de un sólo auto. Y Airbnb la empresa líder mundial en hospedaje no es dueña de un sólo cuarto. ¿Qué está pasando?

Permíteme llevarte a un pequeño viaje tras bambalinas. Estamos entrando a la época de las empresas exponenciales de la era digital. Un nuevo modelo de negocio que aprovecha el fenómeno del internet y de las redes sociales para poner de cabeza muchas de las antiguas reglas del poder del siglo pasado. Podríamos decir que estamos entrando en la era de la democratización de los negocios. Hoy cualquier persona que tiene un auto subutilizado o un cuarto disponible en su casa puede integrase a una de estas nuevas plataformas y volverse micro-empresario.

Así es. Uber y Airbnb son ejemplos de este nuevo modelo de negocio que está disrumpiendo el orden establecido. A diferencia de la empresa del pasado que imponían su poderío a través de un ejército de empleados e inversiones multimillonarias en autos y edificios, hoy el dueño de negocio ya no es el que tienen la mayor flotilla de autos o el mayor número de edificios de hotel, sino el que puede juntar al cliente correcto, con el prestador del servicio correcto, en el momento preciso. Hoy, el activo más valioso del mundo ya no es el capital, sino la información.

El modelo del negocio es muy sencillo. Construye una interface que permite al cliente entrar en contacto directo con el prestador del servicio. Recibe el dinero del cliente. Permite a prestador dar el servicio. Mide el nivel de satisfacción del cliente y del prestador. Libera el pago cuando todos estén satisfechos y retén una pequeña comisión por el uso de la interface. Es un modelo transparente en el cual el activo más valioso de la gente es su buena reputación.

Y para el dueño de la interface, la maravilla de este modelo de negocio, es que una vez que la tiene armada, el adicionar un nuevo auto o un nuevo cuarto básicamente no le cuesta nada. Escuchaste bien, ¡No le cuesta nada!

Contrasta eso con el modelo tradicional de taxis y hoteles donde cada nuevo auto o cuarto genera deuda. Al entender esta diferencia se ve por qué este nuevo modelo de negocio está generando furor en los mercados financieros.

Déjame date unas cifras. Ni Uber ni Airbnb aun salen a bolsa. Pero se espero que suceda en menos de un año. Y se estima que Uber será el IPO (la oferta pública de acciones inicial) más espectacular de la historia. Probablemente duplicará o triplicará al IPO de Alibaba en China del año pasado que recaudó 25 mil millones de dólares.

Por otro lado hoy ya se estima que Airbnb vale el doble de la cadena de hoteles Hyatt y que para el momento del IPO valdrá más que Hilton que es la mayor cadena hotelera del mundo.

Como todos sabemos en este momento hay una gran inquietud por parte de los taxistas en México hacia Uber y Cabify. Y se entiende. Están disrumpiendo el modelo tradicional. Y la disrupción apenas empieza. Uber no va simplemente por el mercado de los taxis sino por la substitución del modelo de los autos privados en general. Por ejemplo, en febrero de este año lanzaron su centro de investigación y desarrollo avanzado en Pittsburgh, con la Universidad de Carnegie Mellon. El objetivo, crear vehículos  autónomos que competirán con Google, Tesla y Apple.

Déjame decirte lo que están viendo. Un estudio reciente de la Universidad de Columbia estimó que se podrían substituir los 28,000 taxis y Ubers de la Ciudad de Nueva York con 9,000 vehículos autónomos. El tiempo promedio de espera para encontrar un taxi sería de 36 segundos y el costo por viaje sería 80% más barato. Wow.

En conclusión. La disrupción no va a  parar. Hay que aprender a vivir con ella, o aún mejor  a fomentarla. La democratización de los negocios es necesaria porque ayuda al progreso y a la equidad.

Las interfaces son clave para hacer negocio de la era digital. Al igual que Uber y Airbnb están disrumpiendo el mundo de los taxis y los hoteles, te invito a pensar en tu industria y en cómo tú pudieses disrumpirla introduciendo tu propia interface digital.

Escucha aquí el programa transmitido el 25 de junio 2015, en la Red de Radio Red.

 

Anuncios

Mi camino a la compasión

Hoy es un día especial para nuestra familia. Hace 30 años nació nuestro hijo Mac. En agradecimiento he preparado este video.

DECICATORIA

Mi querido hijo Mac, con tu vida me enseñaste a ser padre y con tu muerte ser humano. ¡Gracias! Ofrezco este videocast en tu honor en la espera que la lección que me diste permee en el mundo. I love you. Dad.

Tres poderosas razones para usar video

Estamos entrando en la era del  video, que de acuerdo a Cisco representará el  69% de todo el tráfico en Internet para el 2017.

Todos hemos escuchado que una foto vale mil palabras. Pero ¿Cuánto vale un video? Pues de acuerdo a la empresa de investigación de mercado Forrester Research, un video de un minuto vale 1,800,000 palabras. Por lo tanto si tú y yo queremos tener éxito en los años por venir hay que entender y dominar este medio.

Por eso,  hoy te quiero invitar a que me acompañes a un pequeño recorrido de lo que pasa en nuestra cabeza cuando vemos un video y comprender,  en base a hechos científicos,  el poder de este extraordinario medio.

Déjame empezar con una cifra contundente.  Un video genera 80% más interés que un anuncio impreso. ¿Por qué?

La palabra escrita es estática, mientras que el video es dinámico. A diferencia de la palabra escrita que apela a la razón, el video estimula muchos de nuestros instintos de supervivencia más primitivos que nos hacen poner mucha atención.

Veamos tres de ellos,  nuestra fascinación por las caras, cómo reaccionamos al movimiento y el poder de la voz humana.

Empecemos por nuestra fascinación por las caras. Para nuestros antepasados el reconocer rápidamente una cara era asunto de vida o muerte. ¿Es ésta persona parte de mi tribu o un posible agresor? Tan importante era esta función que nuestro cerebro tiene un área dedicada específicamente a ello,  que se llama el fusiforme facial. Y es por eso que cuando vemos una cara,  nuestra mente se ilumina y ponemos atención.

Otra función del cerebro primitivo era detectar movimiento. Ahí escondido en la maleza ¿hay un animal que me quiere comer? Al igual que reconocer caras era importante,  el estar atento al más mínimo movimiento era vital. Y es por eso  que el video es tan atrayente e incluso adictivo.

Ahora súmale la fuerza de la voz humana. El tono de voz,  no únicamente complementa la palabra escrita sino que muchas veces modifica su sentido. Como decía Louis Caroll, el autor de Alicia en el País de las Maravillas, “Ocúpate del sonido y el sentido se ocupará de sí mismo” Piensa simplemente en la inflexión de la voz y cómo nos genera todo tipo de emoción. La voz impone. Nos puede entusiasmar, movernos a lagrimas e incluso unirnos a marchar.

Y hablando de emociones,  el ser humano es muy emocional.  Al igual que el cerebro está programado para reconocer caras y movimientos también está programado con neuronas espejo para reconocer y transmitir emociones. Y el video puede contagiar nuestras emociones mejor que cualquier otro medio. Simplemente ve el fenómeno de los videos virales que se propagan como lumbre entre millones de personas. Cosa que la palabra escrita no puede igualar.

Y es por eso que los videos logran que la gente permanezca más tiempo en tu sitio y que se involucren más con tu marca.

Finalmente,  el video te distingue. Todas las páginas impresas se parecen,  pero tu cara es única. La gente es 10 veces más apta a comentar e interactuar con un video que con una página estática.

Haz la prueba: Postea  en una red social un texto y un video con el mismo contenido y verás como el video te genera 10 veces más respuesta.

Y la belleza es que hoy el producir video es baratísimo. Ya todos los nuevos teléfonos inteligentes tienen video calidad HD integrado. ¡Úsalo!

En resumen. Con el incremento de ancho de banda el video se está volviendo accesible. Te invito a aprender a usarlo para comunicar,  influenciar y vender.

Hazlo con empeño, y verás como el video se convierte en tu medio personal de comunicación y validación y en el reflejo único e irrebatible de ti, tu marca y tu empresa.

Escucha aquí el comentario hecho en Radio Red el 10 de junio 2015.