¿Será Bitcoin el futuro del dinero?

Hoy quiero hablar de las nuevas monedas criptográficas tipo Bitcoin y analizar con ustedes cómo es posible que funcionen como divisa si no  son emitidas por una institución financiero o una entidad gubernamental.

Todo apunta a lo que hoy se conoce como “la economía de la reputación”. Cada vez más la viabilidad de una empresa, una institución o incluso de un profesionista dependerá de la calificación que le otorguen sus clientes, sus colaboradores y la sociedad en general.   Una buena calificación atraerá mucho negocio y una mala alejará al mercado.

Entonces para entender la viabilidad de sistemas financieros alternos me puse a investigar cual es la reputación de las instituciones financieras y gubernamentales y encontré un estudio reciente, realizado por el conglomerado mediático Viacom quien es dueño de Paramount, MTV y DreamWorks.

El estudio se llama el “Índice Disruptivo Generación Milenio” y recoge las opiniones de los jóvenes nacidos entre 1983 y 2004, sobre cuánta confianza le tienen a las diferentes industrias. En él se encuentra que este grupo desconfía de la industria financiera. Específicamente el 71% dice que prefiere ir al dentista que escuchar el “choro” de su banco.

Ahora,  es importante tener en cuenta que en los próximos cinco años este grupo conformará la mitad de toda la fuerza laboral. Otro dato relevante es que el 73% piensa y les entusiasma la idea, de que las innovaciones financieras vendrán de empresas fuera del sector;  como Google, Apple, Amazon y Square.  Incluso el 33% dice que en los próximos cinco años ya no van a necesitar para nada un banco. ¡Qué fuerte!

Y traigo todo esto a colación porque si la confianza en los bancos y en los gobiernos está a la baja, entonces suena razonable que pueda surgir una alternativa para llenar ese vacío. Y parece que Bitcoin va por ahí. “Bitcoin” es un nuevo tipo de moneda cibernética que nace en el 2009 y se intercambia entre persona y persona sin la necesidad de una autoridad central o de un banco. Es lo que se conoce como una criptomoneda. Y la confianza se obtiene gracias a su aparente alto nivel de seguridad, el registro único y permanente de cada transacción y el número limitado de “monedas” electrónicas emitidas.

Actualmente el mercado de Bitcoin es relativamente pequeño. Vale sólo 3,900 millones de dólares. Sin embargo las criptomonedas están teniendo un gran auge. Actualmente ya hay 606 diferentes versiones y el New York Stock Exchange está viendo cómo crear una bolsa nueva para fomentar su desarrollo.

Entre los promotores en esta nueva moneda está el multimillonario Bill Gates quien dice que Bitcoin es la proeza de la tecnología. A él le preocupa la gente más necesitada y desprotegida del mundo y el alto costo de hacerles llegar dinero. Explica que a través  de este nuevo medio de intercambio, se reducirá radicalmente el  tiempo y el costo de distribución. Por ejemplo como es un medio electrónico la entrega del recurso es instantáneo y al ser un intercambio persona a persona desaparecen las altas comisiones de los intermediarios financieros al igual los costos asociados al tipo de cambio. Wow.

Pero no es simplemente la rapidez y el costo lo que está entusiasmando a los visionarios, sino la extraordinaria flexibilidad que ofrece este medio electrónico para brindar un sin fin de servicios financieros. Entre ellos están el micro-pago, los fondeos colectivos y los cobros automatizados entre muchos más que todavía ni imaginamos.

Y es por eso que vemos a inversionistas como Sir Richard Branson de Virgin invertir en Bitpay y  a Ricardo Salinas Pliego de Banco Azteca y Electra invertir en Bitreserve.

Regresando al asunto de la confianza, hoy tres de los países más golpeados por crisis económicas internas: Grecia, Argentina y Venezuela, rápidamente están adoptando Bitcoin. Como dice el ex-vicepresidente de Estados Unidos, Al Gore, Bitcoin es una excelente forma de despolitizar el dinero. Sin duda estamos viviendo en tiempos interesantes.

Y finalmente en  México, el intercambio de Bitcoin es muy pequeño pero ya existen empresas como Bitso que están ofreciendo plataformas sencillas para comprar y vender criptomonedas. Su tirada, posicionarse como una alternativa más rápida y barata para el envío de remesas de Estados Unidos a México.

En resumen. Conforme disminuye la confianza en las instituciones financieras y gubernamentales aumenta la oportunidad para crear una nueva moneda universal. Una que sea ubicua, segura, transparente y democrática. Aún no estamos ahí. Pero muchas de las mentes más prodigiosas del momento se están desvelando para convertirla en realidad.

Escucha aquí el comentario transmitido el 19 de agosto 2015 en el noticiero “La Red de Radio Red”.

Anuncios

Lenders Club: ¿Seguirá siendo el banco la mejor opción para préstamos personales?

Un principios básico para determinar si una empresa va a perdurar a largo plazo es ver cuanto valor genera para sus cliente, empleados, sociedad y planeta en relación al valor que extrae.

Por ejemplo preguntémonos:

  • ¿Qué tanto  valor crea una empresa alimenticia que fomenta una epidemia de obesidad y diabetes?
  • ¿Qué tanto  valor crea una empresa energética que destruye el medio ambiente?
  • ¿ O qué tanto  valor crea una empresa financiera que consume vorazmente recursos económicos y genera más pobreza?

Sin duda son preguntas importantes que las diferentes empresas se deberán estar planteando porque sólo a través de generar beneficios tangibles, significativos y duraderos para todos y cada uno de los interesados podrán sobrevivir en este nuevo mundo de un statu quo disruptivo.

Por lo tanto hoy me gustaría centrar mi comentario en un nuevo modelo de negocio que tienen el potencial de poner de cabeza a la industria financiera. Se llama “peer to peer lending” o sea préstamos persona a persona y analizar con  ustedes a una nueva empresa que nace en el 2007 y que fue una de las primera aplicaciones disponibles en Facebook. Al día de hoy esta empresa a facilitado más de 100 mil préstamos “persona a persona” con un valor superior a  2,700 millones de dólares. La empresa se llama “Lenders Club” o sea “El Club de Prestadores”.

Y digo que es un modelo disruptivo, porque a diferencia de la industria bancaria tradicional que le da al ahorrador del 3 o 4% y luego voltea y presta ese dinero al tarjetahabiente al 30 o 40% este nuevo modelo basado en prestamos “persona a persona” a través del Internet cambia radicalmente las tasas y rendimientos. Específicamente estamos hablando de préstamos personales a una tasa promedio del 15% y un rendimiento al inversionista en el orden del 10%.

Este modelo ha llevado a esta empresa a ser reconocida por la Revista Forbes como una de la 20 empresa más promisoria del 2011 y el año pasado, en el Foro Económico Mundial, a recibir el reconocimiento como la empresa de tecnología pionera del año.

Entonces un poco de historia.

La empresa es inspiración de Renaud Laplanche un emprendedor serial de origen francés cuya primera empresa “match point”, un motor de búsqueda e indexación de  información en internet, nace por su frustración de no poder encontrar fácilmente los datos que buscaba en la red. Esta empresa termina por venderla a Oracle, en el año 2005.

Luego un día de ocio en le 2006 se puso a ver lo que le cobraba su banco por el dinero que le prestaba  a través de su tarjeta de crédito en relación al retorno que le daba a través de su cuenta de ahorros y se escandalizó. ¡Había una diferencia de 1,200% entre lo que le daban y le cobraban!

Y nuevamente se le empezó a agitar la mente.  Seguramente había un mundo de gente que compartía con él esta misma indignación. Y se puso a pensar con mentalidad de emprendedor de la era de la información cómo crear un sistema financiero más lógico, justo y efectivo. Se decía a si mismo, si el futuro de los negocios están relacionados con el empoderamiento del individuo para encontrar, entender y capitalizar información, porque no  crear un sistema que busque, clasifique y presente a inversionistas con prestatarios y sacar al banco de por medio.

Razonaba que dentro de los márgenes obscenos que cobraban los bancos había espacio para bajar sensiblemente la tasa para el que requiere el financiamiento y mejorar notablemente el retorno para el que ponía a disposición sus ahorros, y que de paso había espacio para incluir una cuota razonable de intermediación. Lo único que se requería era alguien que desarrolle un buen motor de búsqueda y análisis para juntar a prestadores con prestatarios y ésta era específicamente su especialidad.

Por lo tanto se da a la tarea de probar su hipótesis creando una aplicación montada sobre un buscador que accedía a diferente fuente de información disponibles en Internet para integrar un historial crediticio de cualquier persona que tenía interés de recibir un préstamo. Y lanza “Lenders Club” en el 2007 como una aplicación de Facebook para probar el concepto y ver que tanta disposición  y confianza existía dentro de la comunidad en la red social para prestarse dinero entre si. Y rápidamente constata que si había disposición e interés en los préstamos “persona a persona”.

Desde su lanzamiento “Lenders Club” ha evolucionado de un sistema de préstamos en la red social a un sofisticado sistema de transparencia financiera que no simplemente se basa en la relación personal entre los prestadores y prestatarios sino que integra una serie de algoritmos para poder identificar al 10% de los mejores prospectos y centrar el negocio en ellos. Los resultados son impresionantes. El 96% de todos prestatarios pagan puntualmente sus compromisos.

A la fecha la empresa lleva 24 trimestres con retornos positivos y el modelo ha transitado de una aplicación en Facebook a una empresa con su propio sitio.  Hace unos meses Google invirtió en su segunda ronda de financiamiento y se prevé que la empresa entrará a bolsa el año entrante.

Otra de las belleza de este sistema es que el inversionista ya no está prestando a un fondo anónimo sino a personas reales lo cual humaniza el proceso financiero. Además esto lo lleva a vivir mucho más de cerca el desarrollo de diferentes tipos de negocios y convertirlo en un inversionista cada vez más agudo y certero.

Ahora trasladamos a México dónde la brecha entre lo que se le pagan al prestador y lo que se le cobra al prestatario es aún más grande que en Estados Unidos. Esto significa que estos nuevos esquemas de financiamiento ofrecen una verdadera oportunidad para impulsar el desarrollo de nuestro país.

Hasta ahora no ha existido un mecanismo para ofrecer microcréditos a tasas accesibles que ayuden a impulsar el desarrollo de la pequeña y mediana empresa.

Pero hoy ya estamos viendo a algunos jóvenes emprendedores lanzándose para ofrecer este tipo de esquemas de financiamiento “persona a persona” en México. Un ejemplo es Vicente Fenoll que está poniendo en marcha una empresa que se llama Kubo.Financiero.

En conclusión. Vivimos en un mundo cada vez más disruptivo. Invito a mis amigos empresarios a recordar que si su modelo de negocio extrae del sistema más valor que el que genera, rectifiquen, porque hay a la vuelta de la esquina un joven inspirado que los convertirá rápidamente en obsoletos.

Escucha aquí el programa transmitido el 24 de octubre del 2013