Los tres pasos para convertirte en el líder de opinión de tu industria

El mundo del marketing está de cabeza. Antes salíamos a vender y en base a ello creábamos una comunidad de seguidores. Hoy creamos una comunidad de seguidores y después salimos a vender.

Cada vez más los productos y los servicios se parecen. El único verdadero diferenciador es nuestra comunicación. Por lo tanto si queremos destacar en la actualidad y construir un modelo de negocio con futuro, es indispensable integrar marketing de contenido a nuestra estrategia comercial.

El marketing de contenido es la nueva ciencia comercial que se basa en crear y distribuir contenido relevante, en forma consistente, para integrar tu propio mercado cautivo de clientes promotores.

El consumidor no quiere que le vendas. Quiere que lo enamores. No quiere comprar un producto o servicio. Quiere comprar una experiencia. Y ser parte de algo importante.

Hace 25 años la creación de contenido estaba en las manos de los medios. Hoy, cada vez más está en las manos de los consumidores.

Gracias a buscadores tipo Google, hoy se está democratizando el acceso a la información permitiendo a los pequeños empresarios competir como los grandes a través de dominar el marketing de contenido.

Unas cifras importantes:

La gente pasa el 50% de su tiempo en línea leyendo contenido (Nielsen).

70% de la gente prefiere conocer a una empresa a través del contenido que publica que a través de sus anuncios (Content +).

El 61% de los consumidores dicen que están más dispuestos a comprarle a las empresas que les ofrecen contenido (Content Council).

Y el 90% de los consumidores consideran que las empresas que publican contenido realmente están interesadas en construir una relación con ellos (CMO Council).

Entonces ¿por dónde empezar?

El punto de partida es definir perfectamente tu misión editorial. ¿Por qué existes? ¿Cómo añades valor real, profundo y duradero a quién quieres servir? ¿Qué te hace único, diferente y memorable? Y como vas a traducir esto en una historia que enganche la mente y el corazón del lector.

Recuerda, que antes de obsesionarte con el medio tienes que obsesionarte con lo que quieres comunicar y sólo después definir el cómo y dónde comunicarlo.

Ahora sí, hablemos de cómo y dónde comunicarlo.

Las estrategias más efectivas de contenido tiene tres componentes: un blog semanal, una revista mensual y un evento anual. Veamos cada una.

El secreto del negocio es construir una base de datos de personas interesadas en el tipo de producto o servicio que ofreces. Por lo tanto el corazón de la estrategia es el blog donde publicas semanalmente tu contenido de calidad y entablas una conversación con tu audiencia. La finalidad es convertirte en el líder de opinión de tu nicho o incluso de tu industria y la primera persona a la cual acudir, para todo lo relacionado con tu tema.

Uno de los errores más graves que comenten los neófitos es publicar contenido de calidad sin dirigirlo a crear una base de datos. Conforme vas adquiriendo credibilidad ve pidiendo a tus seguidores que se suscriban a tu blog o podcast para poder entablar un diálogo personal con ellos.

El segundo elemento para constituirte como el líder de opinión de tu nicho o industria es la revista.  El abandono del correo directo a favor del correo electrónico ha vaciado los buzones. Por lo tanto  los mercadólogos más visionarios están creando revistas y boletines impresos que ofrecen un testimonio tangible de su convicción al tema. Además estos impresos son muy apreciados, porque permite al lector distraerse un rato de la pantalla de la computadora.

Finalmente el tercer elemento para cimentar tu credibilidad son los eventos. Los seguidores añoran la convivencia con personas con ideas afines. Y los eventos son los lugares ideales para que tu historia cobre vida y se integre una comunidad de fans promotores.

En resumen. Hoy el pequeño puede competir como los grandes a través de una estrategia de marketing de contenido. El punto de partida es publicar semanalmente un blog de alta calidad que te permitirá crear tu base de datos de seguidores y a partir de ahí vender tus productos y servicios entre tu propio mercado cautivo. 

Escucha aquí el comentario trasmitido el 11 de noviembre 2015 en el noticiero de Sergio Sarmiento y Lupita Juárez.

Anuncios

Tres poderosas razones para usar video

Estamos entrando en la era del  video, que de acuerdo a Cisco representará el  69% de todo el tráfico en Internet para el 2017.

Todos hemos escuchado que una foto vale mil palabras. Pero ¿Cuánto vale un video? Pues de acuerdo a la empresa de investigación de mercado Forrester Research, un video de un minuto vale 1,800,000 palabras. Por lo tanto si tú y yo queremos tener éxito en los años por venir hay que entender y dominar este medio.

Por eso,  hoy te quiero invitar a que me acompañes a un pequeño recorrido de lo que pasa en nuestra cabeza cuando vemos un video y comprender,  en base a hechos científicos,  el poder de este extraordinario medio.

Déjame empezar con una cifra contundente.  Un video genera 80% más interés que un anuncio impreso. ¿Por qué?

La palabra escrita es estática, mientras que el video es dinámico. A diferencia de la palabra escrita que apela a la razón, el video estimula muchos de nuestros instintos de supervivencia más primitivos que nos hacen poner mucha atención.

Veamos tres de ellos,  nuestra fascinación por las caras, cómo reaccionamos al movimiento y el poder de la voz humana.

Empecemos por nuestra fascinación por las caras. Para nuestros antepasados el reconocer rápidamente una cara era asunto de vida o muerte. ¿Es ésta persona parte de mi tribu o un posible agresor? Tan importante era esta función que nuestro cerebro tiene un área dedicada específicamente a ello,  que se llama el fusiforme facial. Y es por eso que cuando vemos una cara,  nuestra mente se ilumina y ponemos atención.

Otra función del cerebro primitivo era detectar movimiento. Ahí escondido en la maleza ¿hay un animal que me quiere comer? Al igual que reconocer caras era importante,  el estar atento al más mínimo movimiento era vital. Y es por eso  que el video es tan atrayente e incluso adictivo.

Ahora súmale la fuerza de la voz humana. El tono de voz,  no únicamente complementa la palabra escrita sino que muchas veces modifica su sentido. Como decía Louis Caroll, el autor de Alicia en el País de las Maravillas, “Ocúpate del sonido y el sentido se ocupará de sí mismo” Piensa simplemente en la inflexión de la voz y cómo nos genera todo tipo de emoción. La voz impone. Nos puede entusiasmar, movernos a lagrimas e incluso unirnos a marchar.

Y hablando de emociones,  el ser humano es muy emocional.  Al igual que el cerebro está programado para reconocer caras y movimientos también está programado con neuronas espejo para reconocer y transmitir emociones. Y el video puede contagiar nuestras emociones mejor que cualquier otro medio. Simplemente ve el fenómeno de los videos virales que se propagan como lumbre entre millones de personas. Cosa que la palabra escrita no puede igualar.

Y es por eso que los videos logran que la gente permanezca más tiempo en tu sitio y que se involucren más con tu marca.

Finalmente,  el video te distingue. Todas las páginas impresas se parecen,  pero tu cara es única. La gente es 10 veces más apta a comentar e interactuar con un video que con una página estática.

Haz la prueba: Postea  en una red social un texto y un video con el mismo contenido y verás como el video te genera 10 veces más respuesta.

Y la belleza es que hoy el producir video es baratísimo. Ya todos los nuevos teléfonos inteligentes tienen video calidad HD integrado. ¡Úsalo!

En resumen. Con el incremento de ancho de banda el video se está volviendo accesible. Te invito a aprender a usarlo para comunicar,  influenciar y vender.

Hazlo con empeño, y verás como el video se convierte en tu medio personal de comunicación y validación y en el reflejo único e irrebatible de ti, tu marca y tu empresa.

Escucha aquí el comentario hecho en Radio Red el 10 de junio 2015.

 

Coca-Cola nos enseña cómo hacer marketing “viral”

Hoy, quiero hablar de  la nomofobia y cómo el año pasado Coca-Cola generó 66 millones de dólares de publicidad gratuita, al provocar un diálogo alrededor de ella.

¿Qué es la nomofobia? Es el miedo incontrolable a estar sin nuestro teléfono móvil. El término, es la abreviatura del inglés”no-mobile-phone phobia” o sea la fobia de estar sin el teléfono móvil.

La cifra de gente afectada es impresionante. En un estudio realizado en el Reino Unido se encontró que el 53% de los usuarios de teléfonos móviles sienten ansiedad cuando “se les olvida su teléfono móvil en casa, se les agota la pila o el crédito, o no simplemente no tienen señal.” Otro estudio hecho en Estados Unidos encontró que los jóvenes de entre 18 a 34 años de edad checan su teléfono móvil en promedio cada 9 minutos. Así es, cada 9 minutos!!! Incluso se observo en los nomofóbicos que aunque estén acompañados muchas veces están tan clavados en su teléfono que no se comunican con la persona a su lado. Este se conoce como el síndrome de tan cerca y aun tan lejos.

Sin duda la nomofobia, era y sigue siendo un “trending topic”  y por lo tanto Coca-Cola con su Agencia de Publicidad decidieron crear un pequeño clip “chusco” que incitaría al diálogo sobre el tema.

El clip inicia con el locutor diciendo: Son a todo dar los medios sociales. Te conecta al mundo y a la gente que amas. Puedes chatear con tu familia y compartir con tus amigos fotos lo que estás comiendo, pero a veces estamos tan clavos en nuestros teléfonos móviles que nos distraemos del mundo real y es por eso que hemos creado “El protector de las redes sociales”.

Y en ese momento vemos a una pareja sentada frente a frente cada uno absorto en su teléfono móvil, y de pronto con la entrada de una música heroica tipo Wagneriana, aparece en el cuello de cada uno de ellos un collarín que les bloquea la vista del móvil, obligándoles a levantarla. Y de pronto, crece la música, se percatan que están uno frente al otro y sus ojos se encuentran provocando chispas de luz y la alegría, cautivados por la magia del estar juntos, hoy, aquí y ahora.

Es un clip que casa perfectamente con el carácter de la marca y su lema histórico “la chispa de la vida”.

Realmente la propuesta es relevante, oportuna y llena de humor. El protector de las redes sociales, es un collarín similar al que le ponemos a nuestras  mascotas para evitar que se laman una herida. Sólo que este collarín es para humanos y nos lo ponemos nosotros mismos para evitar que estemos lamiendo con nuestros ojos y dedos el teléfono móvil que tenemos entre las manos.

¡Buenísimo verdad! Y hablando de relevancia, el 40% de toda la gente que vio el clip lo vio en su teléfono móvil. Rápidamente el clip provocó un gran debate en redes sociales. Y Coca-Cola estaba muy atenta al diálogo, respondiendo a cualquier mal entendido, explicando de que no estaba atacando a las redes sociales sino que simplemente estaba siendo fiel a su posicionamiento como la marca que fomenta la felicidad. ¡Genial! Habían creado un clip que contaba una historia, era emotiva, hacía un propuesta práctica y era muy entretenido. Ingredientes básicos para disparar la viralidad.

Y los resultados no se hicieron esperar. De inmediato el clip se vuelve la sensación en YouTube. A la fecha se ha visto más de 8 millones de veces. También se convierte en trending topic en Tweeter generando más de 32 millones de tweets. Mientras que 19,000 blogueros se enganchan y están hablando de él. Pero no termina ahí. Cuando algo se vuelve viral en las redes sociales lo ven los medios tradicionales y lo convierten rápidamente en noticia.

En el caso del “Protector de las redes sociales” TIME, CNN, The Guardian, Mashable y The Huffington Post, entre muchos medios difunden el clip, generando, agárrense bien, 2,650 millones de impresiones gratuitas. Pongamos esto en plata. Si Coca-Cola hubiese tenido que pagar esa cobertura le habría costado $66 millones de dólares.

En resumen. En la era de las redes sociales, para lograr que nuestra comunicación se vuelva viral y vendamos muchos productos hay que contar historias, generar emoción, ofrecer valor práctico y provocar diálogo. Por lo tanto invito a mis amigos mercadólogos a ser relevantes, valientes y creativos en sus mensajes y verán cómo el mercado los premiará con una cobertura millonaria.

Escucha aquí el comentario que hice en mi espacio de Radio Red el 13 de mayo 2015, en honor al día de la Nomofobia.