Cómo duplicar tu ingreso, salud o felicidad

Creo que a todos nos interesa duplicar nuestro ingreso, salud o felicidad, sin embargo a veces no tenemos en claros que hay hacer para lograrlo. Por lo tanto hoy me gustaría compartir con ustedes un par de metodologías para mejorar nuestra productividad que le aprendí al gurú de management Brian Tracy.

La primera metodología consta de siete pasos para disparar la productividad y la segunda nos enseña cómo organizar el día para aprovecharlo al máximo.

Entonces empecemos con los siete pasos para disparar nuestra productividad.

Paso número uno: Define lo que quieres. Parece tan obvio y sin embargo no lo es. Muchas veces pasamos por la vida como un barco sin rumbo simplemente reaccionando ante los obstáculos que nos encontramos en el camino para apenas sobrevivir. Por lo tanto el primer paso para duplicar nuestro ingreso, salud o felicidad es definir claramente lo que queremos en cada uno de los ejes fundamentales de nuestra vida. Por ejemplo que queremos en cuanto a trabajo, dinero, salud, relaciones, familia, formación y crecimiento espiritual. ¡Importante verdad! Por lo tanto el primer paso para alcanzar el éxito es que tú decidas cómo quieres que sea tu vida. Se específico. Las generalidades no sirven para nada. Precisa cuánto quieres ganar. Cuánto quieres pesar. Que tipo de familia, relaciones y estilo de vida quieres disfrutar. El simple hecho de decidir y especificar claramente lo que quieres, mejora exponencialmente la probabilidad de que lo logres.

Paso número dos: Escríbelo en forma clara y detallada. Siempre piensa escribiendo. Una meta que no está escrita no es una meta. Es simplemente un deseo. Carece de la energía de la redacción. De haberla apuntado. De haberla creado. Y de haberte comprometido con ella. Cuándo tomas tus metas y las sacas de tu cabeza y de tu imaginación y las plasmas en papel programas a tu subconsciente con la instrucción de que esta meta es algo real.

Paso número tres: Ponle fecha. Una fecha límite pone a trabajar al subconsciente, indicándole que este asunto es importante, lo cual hecha a andar nuestro mecanismo instintivo de logro que nos ayuda a convertir nuestras metas en realidad. Y si es un objetivo grande, estructúralo en base a fechas escalonadas para no dejar nada al azar.

Paso número cuatro: Haz una lista exhaustiva de todo lo que vas a tener que hacer para alcanzar tu meta. Apunta cada paso u actividad que se te ocurra hasta que sientas que no falta nada.

Paso número cinco: Organiza tu lista y conviértela en un plan. Decide lo que vas a tener que hacer primero y lo que vas a tener que hacer después. Decide lo que es más importante y lo que es menos importante. Y después apunta cada acción en tu papel.

Un plan es simplemente una lista de actividades organizada por secuencia de prioridades. Es la pista sobre la cual vas a correr. Además un plan dispara tu productividad. Se ha encontrado que por cada minuto que le dediques a la planeación te ahorras 10 minutos en la ejecución. Grábatelo bien.

Toda la gente exitosa tiene un plan escrito que detalla los pasos a seguir para lograr sus objetivos. ¡Tu también lo necesitas!

Paso número seis: Actúa sobre tu plan. Haz algo. Haz cualquier cosa. Pero ponte YA a trabajar. No postergues. Como decía el gran filósofo Chino Lao Tse “Una viaje de mil kilómetros empieza con un primer paso.” ¡Dalo hoy, dalo YA!

Paso número siete: Este es sin duda el paso más importante de todos. Haz algo diariamente, los 365 días del año, que te mueva en la dirección de tu objetivo. Te maravillarás de todo lo que lograrás con simplemente aplicar diariamente en tu vida este principio.

Ahora que ya tienes tu plan, hay que integrarlo a tu vida diaria. Y para ello se recomienda usar el método ABCDE para enfocarte en lo importante y disparar tu productividad.

El principio del método es que todos los días antes de ponerte a trabajar haces una lista de todas las cosas que te imaginas que vas a tener que hacer durante el día y la organizas por prioridad poniéndole al lado de cada actividad una de las siguientes letras.

Una actividad “A” es un actividad crucial. El no realizarla tendrá serias consecuencias sobre tu negocio, desarrollo, salud o felicidad. Hay que hacerla. Dentro de estas actividades está incluido el paso diario que vas a tomar para acercarte cada vez más a lo que es realmente importante para ti. Entonces marca con una “A” todas las actividades prioritarias y hazlas primero.

Una actividad “B” es una actividad importante, más no crucial. El no hacerla generará pequeñas consecuencia sobre tu negocio, desarrollo, salud o felicidad. Hay que hacerla, pero únicamente después de haber terminado con todas las actividades “A”.

Una actividad “C” es una actividad placentera más no es esencial. El no hacerla no genera ninguna consecuencia negativa. Por lo tanto no debes realizar ninguna actividad “C” sin antes haber completado todas las actividades “A” y “B”. Y si el tiempo no alcanza, no te preocupes, no pasa nada. Olvídate de ellas.

Una actividad “D” es una actividad que se tienen que realizar pero que otra persona la puede hacer tan bien o casi tan bien como tu. Por lo tanto esta actividad es una que hay que “Delegar”. El único tiempo que le debes dedicar es el requerido para delegar y después verificar su conclusión.

Finalmente llegamos a la actividad “E”. Esta es una actividad que ni da gusto, ni añade valor. Es una actividad que hay que “Eliminar”. Hay que identificarla y borrarla de tu lista y de tu vida.

En resumen. Si quieres ser exitoso hay que hacer lo que la gente exitoso hace: planea, fija prioridades y ejecuta. Por lo tanto hoy te invito a aplicar estas dos metodologías que sin duda te ayudará a alcanzar tus sueños. Lo único que hay entender es que tienes que disciplinarte para hacer todos los días lo primero primero y dejar de hacer tantas cosa inútiles que acaban con tu energía y te roban de oportunidad.

Este es tu momento. No pierdas tiempo. Organízate y fíjate la meta de duplicar tu ingreso, tu salud o tu felicidad YA.

Escucha aquí el programa transmitido en el noticiero de La Red de Radio Red el 29 de enero 2014.

Anuncios

Te invito mañana, 5 de octubre, a ver una conferencia

Te tengo una buena noticia.

Mañana voy a dar una conferencia abierta al público en el Techno Show 2011 del Palacio de Hierro.

La conferencia se llama “La Revolución Digital” De lo técnico a lo humano.

Me encantaría que me acompañes.

Lugar: Plaza Moliere en Moliere 222 Polanco, Ciudad de México.
Hora: A las 12:20 pm

Te mando un afectuoso saludo,

Mac

Protegido: Como construir relaciones más profundas con tus clientes

Este contenido está protegido por contraseña. Para verlo introduce tu contraseña a continuación:

Descubre por qué Zara diseña, fabrica, y vende ropa, mejor que nadie

En este podcast vemos el fascinante caso Zara. Y analizamos cómo está escribiendo las  reglas para competir en mundo de la moda, para convertirse en la cadena de venta de ropa al menudeo más grande, dinámica y rentable del mundo. Aquí está la liga al podcast.

Transcripción

Pregunta: Cuál es la cadena de venta de ropa al menudeo más grande, dinámica y rentable del mundo:

  1. Zara
  2. Gap
  3. H&M

Respuesta: Zara

Hoy quiero compartir contigo el fascinante caso Zara. Una empresa que está reescribiendo las reglas de cómo se diseña, fabrica y vende ropa, gracias a su enfoque al consumidor.

Para los que no conocen a Zara, es la empresa insignia del consorcio español Inditex que tiene bajo su paraguas, las marcas Zara, Zara Home, Zara Kids, Bershka, Pull and Bear, Massimo Dutti, Oysho, Stradivarius y las tiendas de accesorios de lujo Uterqüe, que por cierto, acaban de abrir su primer sucursal en México hace dos semanas, en centro comercial Antara.

Entonces, la pregunta es: ¿Qué  distingue a Zara de su competencia?

La distingue su modelo de negocio, conocido como moda rápida, que se adapta mejor que nadie a las preferencias del cliente. Ofrece moda actual, a un precio por debajo de la competencia, y con una calidad adecuada, para 10 puestas. Seguramente muchos se preguntarán, ¿no ofrecen todos lo mismo? Y la respuesta contundente en NO.

Primero, el tiempo de respuesta es totalmente diferente. Mientras la competencia se la pasa desarrollando desfiles de moda y tratando de imponer la moda, Zara crea un modelo flexible que responde a las expectativas del mercado.

El modelo tradicional a través de desfiles de moda, opera bajo largos ciclos de investigación y desarrollo que tardan entre 6 a 9 meses. Esto es, entre que se diseña la prenda, se exhibe en la pasarela, se hace la apuesta de lo que pegará en la próxima temporada, se fabrica y se distribuyen las prendas a las tiendas, pasan por lo menos medio año. Mientras Zara puede percatarse de lo que le interesa al mercado y fabricar e introducir un nuevo diseño en sus tiendas en sólo dos a tres semanas.

Esto conlleva a un modelo de negocio totalmente diferente.

Déjame darte algunas cifras:

Los clientes de Zara visitan la tienda en promedio 17 veces por año, mientras que los clientes de su competencia visitan la tienda sólo de 3 a 4 veces por año. Escuchaste bien. 17 veces en relación a 3 a 4. Estamos hablando de más de 4 veces el tráfico per cápita por tienda. Wow.

Por otro lado la gente que va a la tienda Zara van para comprar, porque Zara ha creado una estrategia de tener pocas existencias de cada pieza en la tienda, generando así una alta rotación, gracias a una sensación de escasez, que motiva a la gente a comprar lo que les gusta en el momento. Esto lleva a Zara a manejar más de 11,000 modelos por año, en relación de los 2,000 a 4,000 modelos que maneja su competencia.

Otro factor que incentiva la vista frecuente y la compra inmediata, es que a diferencia de la competencia que utilizan parte del local como almacén, haciendo al cliente sentir que no hay urgencia para comprar, Zara aprovecha todo el espacio de piso para exhibición y venta, resurtiendo sus más de 4,000 tiendas alrededor del mundo, dos veces por semana con nueva mercancía.

Esto nos lleva a una modelo comercial totalmente diferente. Mientras que la competencia está tratando de adivinar e imponer la moda a través de grandes desfiles, de grandes diseñadores, respaldados por grandes presupuestos de publicidad, Zara por su lado no participa de este mundo. No crea moda para ser exhibida a la élite de la moda y esperando que ellos y ellas definan la temporada. Y tampoco gastan grandes sumas en publicidad.

Específicamente, Zara invierte el 0.3% de sus ventas en medios, mientras que su competencia gasta entre el 3 y el 4%. Y en vez tratar de inventar e imponer la moda, ellos observan lo que está pasando en las pasarelas, en las calles, en las universidades, en los antros, y en los medios, al mismo tiempo que ponen mucha atención a lo pide y compra su cliente, en sus tiendas.

En base a este conocimiento han creado un motor comercial sin precedentes en el mundo de la moda.

A diferencia de sus competidores que empeñan su futuro en base al mecanismo tradicional de tratar de imponer la moda, Zara posee un modelo rápido y flexible, que responde a las preferencia del consumidor a toda velocidad.

Mientras que la competencia, le apuesta a sus decisiones, fabricando entre el 85% y el 100% de lo que esperan vender durante toda la temporada y surtiendo grandes cantidades de mercancía a sus tiendas, Zara apenas compromete el 15% de sus inventarios al inicio de la temporada, permitiéndose una extraordinaria flexibilidad, para ir ajustando sus inventarios y modificando su oferta de moda, en tiempo real, de acuerdo a las preferencias de los clientes.

Si una prenda pega, en menos de dos semanas hay nuevas variantes sobre el modelo ganador en la tienda. Si un modelo no funciona, el gerente tiene el incentivo para deshacerse de él de inmediato y la fabrica utiliza la tela que queda para introducir un nuevo patrón.

Esto conlleva a niveles de eficiencia sin precedentes en esta industria. Dónde la tasa de fracaso de nuevos modelos, que introducen las grandes marcas, son en promedio del 10%, la taza de fracaso de nuevos modelos Zara, es inferior al 1%. Y esto se traduce en poder vender más prendas a precio completo.

Resulta que el modelo tradicional termina vendiendo el 40% de sus prendas con algún tipo de descuento e incluso muchas terminan rematadas en los “outlets”. Mientras que en el caso de Zara menos del 15% de las prendas son vendidas con descuento.

En conclusión, ahora que inicia un nuevo año, hay que volver a enfocarnos en lo esencial. El clientes es la razón de ser de toda empresa. Y Zara es una ejemplo a seguir, no únicamente en el mundo de la moda, sino para todos nosotros que tenemos negocios. Les invito a inspirarte en este caso y dedicarle un poco de tiempo durante este inicio de año, a pensar en cómo innovar y crear un mejor modelo de negocio, que te permita responder más rápidamente a los deseo, preferencias y necesidades de tus queridos clientes.

Te deseo un extraordinario 2010.