Watson de IBM, al servicio de la humanidad

Estamos entrando a la era de la computación cognitiva y la empresa que lleva la delantera es IBM con su iniciativa Watson, una computadora capaz de responde a preguntas complejas en lenguaje natural.

Las hazañas de inteligencia artificial de IBM se vuelven célebres en 1997 cuando su computadora “Deep Blue” le gana la partida al campeón mundial de ajedrez Gari Kaspárov. Más recientemente en el 2011 la hazaña se enfoca al conocimiento general al poner a su interface Watson-cariñosamente nombrada así, por el primer presidente de IBM Thomas Watson- a competir contra los dos máximos exponentes del juego en televisión “Jeopardy”. Ahora se trata de contestar correctamente preguntas de trivia sobre historia, idiomas, literatura, cultura popular, bellas artes, ciencias, geografía, deportes y nuevamente la computadora se impone.

A partir de ese momento surge una nueva etapa en la cual IBM busca llevar la inteligencia artificial a un nuevo terreno. Ahora en vez de competir con el ser humano busca utilizar la tecnología para adelantar el conocimiento y ponerlo a nuestro servicio. Su primera aplicación comercial se trasforma en una interface que ayuda a revolucionar el tratamiento del cáncer.

Hoy vemos cada vez más iniciativas que buscan capitalizar la computación cognitiva, no sólo en la medicina, sino también en otros ámbitos como el financiero, educativo y comercial. Por ejemplo hoy IBM está promoviendo una aplicación muy “chusca” llamada Waston Trend que puedes bajar a tu teléfono inteligente. Esta te ayuda a escoger el mejor regalo para esta navidad en base a analizar millones de conversaciones en línea. De acuerdo con la App, el Apple Watch es el gadget más deseado. En cuanto a juguetes es el kit de Lego llamado Star Wars. Y en cuanto a regalos relacionado con bienestar y salud el más deseado son los zapatos Nike tipo Flyknit.

Actualmente IBM está invirtiendo mil millones de dólares para perfeccionar el sistema, al igual que ha creado un fondo de cien millones de dólares para apoyar a emprendedores que lo quieren capitalizar.

Déjenme darles un ejemplo de una inversión que hicieron a finales del 2014 en una pequeña empresa enfocada a la salud, que a mi forma de ver, tiene la capacidad de revolucionar la integración de la tecnología y la biología. La empresa se llama Pathway Genomics.

Muchas veces son los momentos traumáticos en la vida los que nos llevan a emprender grandes hazañas. En el caso de Jim Plante el fundador de Pathway Genomics, la motivación llega cuando su papá muere por complicaciones renales generadas por una enfermedad hereditaria. En ese momento Jim decide dedicarse en cuerpo y alma, a evitar que por ignorancia la gente muera prematuramente, y se enfoca a revolucionar la medicina preventiva. Y en el año 2008 lanza Pathway Genomics, una empresa que ofrece  pruebas genéticas y medicina personalizada a precios accesibles para todos nosotros.

Cuando IBM se entera, se enamora de esta empresa e invierte en ella.

Pathway Genomics ofrece pruebas genéticas para ayudarnos a identificar una serie de posibles riesgos a nuestra salud. También cuenta con una prueba muy sencilla para detectar oportunamente el inicio de un cáncer. Al igual que nos ofrece una sencilla interface que nos brinda programas de ejercicio y nutrición personalizada.

Y ahora con la integración de Watson al sistema se vuelve revolucionario. Hoy puede analizar la base de datos de información médica más grande del mundo y ligarla a los datos específicos del paciente.

Déjenme darles un ejemplo. Imagínate que eres un doctor y te regresan los resultados de un estudio de un paciente. Tiene un cáncer incipiente de pulmón y le preguntas a Watson, “De acuerdo a la genética de este paciente ¿cuál sería el mejor tratamiento, A o B?”. Y en ese momento el sistema se pone a analizar toda la información disponible sobre el tema. En este caso revisa  3,469 libros, 69 procedimientos, 247,460 artículos médicos, 61,540 pruebas clínicas y otros 106,054 documentos varios, y los relaciona todos al expediente del paciente. Y en apenas 7 segundos te ofrece una opinión calificada que por lo medios tradicionales hubiese sido  imposible obtener.

Y visto desde la óptica de la medicina preventiva, por primer vez en la historia tú puedes saber qué consecuencia tendrá en tu salud si te comes esa segunda rebanada de pastel, o si dejas hoy de hacer tu  ejercicio.

En conclusión

El mundo de la computación cognitiva ya llegó y aplaudo a IBM por su liderazgo en este nuevo e importante ámbito.

Escucha aquí el comentario trasmitido el 25 de noviembre 2015 en el noticiero de Sergio Sarmiento y Lupita Juárez.

Anuncios

¡Hay que iniciar una revolución de amor!

Hace un par de semanas me invitaron a asistir a una conferencia de Patch Adams y no sabía si ir. La única referencia que tenía de él era la película protagonizada por Robin Williams, que presentaba a un doctor que se vestía de payaso y utilizaba la risoterapia para ayudar a aliviar el dolor. Se me hacía un personaje bueno y amable, pero de ninguna forma un ser revolucionario. Pero tenía curiosidad y decidí ir de todos modos.

Hoy, después de haberlo visto y aprendido de su vida, su obra y su pasión me doy cuenta que la película no le hizo justicia. Patch es un revolucionario del amor que denuncia vehementemente los abusos contra las mujeres, los niños y la naturaleza. Y va con sus seguidores donde se cometen estos abusos, llevando con él amor, risa y compasión.

Cómo todos los grandes seres humanos, hay un momento clave en sus vidas que los mueven a la acción. En su caso sucede el 28 de agosto de 1963 cuando a los 18 años, está buscando el sentido de la vida, y asiste a un discurso, que es probablemente uno de los más poderosos que se hayan dictado. Se trata del discurso “I have a dream” (Yo tengo un sueño) de Martin Luther King Jr. que pronuncia en las escalinatas del Monumento a Lincoln en Washington DC. En ese momento Patch decide que él también está llamado a ser un revolucionario. Solo que en su caso será iniciar una revolución de amor a través de la medicina, la risa y la compasión.

Me inspiró su tenacidad. Lleva 28 años viajando de 250 a 300 días al año llevando su mensaje de amor a más de 50 millones de personas en 70 países.

Se pone su nariz roja y va a donde otros no quieren ir. Por ejemplo, en 1985 cuando había la guerra fría entre Estados Unidos y la Unión Soviética decide crear una campaña llamada “Hay que amar al enemigo” que sin duda incomodó a los políticos su era, y empieza a llevar a gente a Rusia para crear un puente de amor entre las dos naciones. Después dice: pongámonos nuestra nariz roja y desafiemos el embargo; vámonos a Cuba. Ahora, vámonos dónde está la guerra y se van a Afganistán y después a los campos de refugiados en Pakistán y a los orfanatos en Bosnia-Herzegovina… También van a Haiti justo después del terremoto y a Sri Lanka después del tsunami.

El año pasado él y sus seguidores llevaron su misión de amor a Guatemala, Ecuador, Sicilia, Perú, el Amazonas, Costa Rica, Palestina, Brasil y Rusia.

Hoy Patch Adams tiene 70 años y dice que en los últimos 50 años no se ha enfermado ni una sola vez. El secreto de la salud: ser feliz y hacer una hora y media de ejercicio todos los días.

Todos los días Patch es pone su nariz roja de payaso y detrás de ella dice y hace las cosas que el mundo desesperadamente necesita entender. Hay que sacudir nuestra indiferencia. Abrazar al que sufre y ayudar a aliviar su dolor, hacerle sentir importante, amado y seguro. Sea en las zonas de guerra, los campos de refugiados o en los hospitales donde los niños y niñas se están muriendo de cáncer, él está ahí para aliviar su dolor con su maravillosa risa, cuidado y compasión.

Él calcula que ha estada al lado del lecho de muerte de 10 mil personas, cuando más lo necesitan.

A lo largo de sus 29 años de conferencista ha estado frente a 50 millones personas y a todas les ha preguntado: ¿Que es lo más importante en tu vida? Y el 99.9% han respondido: el amor. Y sin embargo, es un tema que no se enseña en la escuela o incluso en la facultad de medicina. Por lo tanto él propone una fórmula sencilla para cambiar el mundo. Establecer como parte del plan de estudios, el tema de la inteligencia transformadora del amor. Específicamente él dice: enseñemos una hora diaria la cátedra de amor en todas las escuelas del mundo, y a lo largo de 12 años de formación, sin duda cambiaremos el criterio colectivo de la sociedad. Brillante.

En conclusión. Me inspiró Patch Adams. Y quiero inspirarte a ti también a abrir tu corazón. A tener hoy un gesto amable con alguien que necesita de tu amor. A lo mejor hay una persona mayor en tu vida, que una simple llamada o vista tuya puede iluminar su día. O que tal simplemente una palabra amable a una persona que está teniendo un mal día. Son las pequeñas acciones positivas, repetidas una y otra vez a lo largo de los años que transforman al mundo. Por lo tanto te invito hoy a llenarte de luz, compasión y alegría e iniciar hoy mismo tu propia revolución de amor. Ten un gran día.

Cómo ser un gran director

En el futuro habrá dos tipos de empresas: las humanas y las muertas.

¿Por qué digo esto? Resulta que muchos de los preceptos que nos enseñaron en las escuelas de negocios son obsoletos. Lejos de añadir valor, lo destruyen. Hoy se ve cada vez con mayor claridad que las empresa cimentadas  en los principios humano florecen y las obstinadas en perpetuar el modelo mecánico y voraz del siglo pasado, perecen.

El director que se comporta como una niñera mandamás es arcaico. El presionar, poner a la gente a competir y enfocar todo alrededor del dinero, crea un ambiente tóxico que amenaza la viabilidad del negocio.

Para sobresalir en la actualidad la empresa tiene que ser un lugar positivo, donde a la gente le encanta ir a trabajar y dar lo mejor de sí misma.

Por eso los directores generales más exitosos del momento están reinventado la profesión. Ya no quieren ser las niñeras mandamás que crean cuellos de botella, sino que quieren crear empresas donde los seres humanos pueden florecer.  Han encontrado que la mejor forma de disparar la productividad es a través de alinear la visión de todos y cada uno de los integrantes de la empresa hacia un fin común que une, inspira y motiva a la acción. También se han dado cuenta que para salir adelante hay que formar y facultar a su gente para que crezca y asuma cada vez más responsabilidad.

Otro cambio importante es que ya no hacen planes detallados a largo plazo o evaluaciones anuales de desempeño. Hoy en un mundo tan dinámico los mejores directores están fijando objetivos quincenales y facultando a su gente para que desarrollen y ejecuten la estrategia. Luego cada 15 días hacen un corte y evalúan qué paso. La finalidad es ver lo que está funcionando bien e intensificarlo, al igual que identificar obstáculos y poder eliminarlos oportunamente antes de que se vuelvan un problema.  A diferencia de los planes a largo plazo que casi siempre están alejados de la realidad, esta metodología está anclada en ella, lo cual permite impulsar un crecimiento cada vez más dinámico, rentable y sostenido.

Me fascinan los testimoniales de gente que trabaja en este tipo de empresa. Por ejemplo un colaborador de Facebook dice: “¡Me encanta trabajar aquí! Puedo tener un impacto en el mundo, trabajando al lado de gente súper inteligente.” ¡Sin duda motivador!

Un estudio hecho por La Universidad de Harvard encontró que los colaboradores en este tipo de empresa son 16% más productivos, 32% más comprometidos, sufren 125% menos desgaste y están 46% más satisfechos con su trabajo.

¿Entonces cuál es la fórmula? Se requieren tres componentes para integrar equipos felices de alto desempeño: autonomía, maestría y un sentido de propósito. Esto es, el colaborador necesita sentir que está en control de su destino, que está avanzando y que está contribuyendo a algo más grande que él.

Un sentido de propósito da energía y hace feliz. Y este es un punto muy importante, en cuanto a la viabilidad del negocio. Una empresa es un organismo vivo y la felicidad o infelicidad de sus integrantes es el mejor indicador de éxito o fracaso a futuro. Así es, el medir el nivel de felicidad permite proyectar mejor la inercia hacia delante, que los indicadores financieros tradicionales que sólo miden tendencias hacia atrás.

En resumen.

El gran director ya no quiere ser una niñera mandamás, sino un creador de vida empresarial. Entiende que la empresa es un organismo vivo y dinámico, que requiere para crecer y florecer de gente con autonomía, maestría y un sentido de propósito.

A mis amigos y amigas directores les quiero recordar que en el futuro habrá dos tipos de empresa: Las humanas y las muertas. Nunca hubo mejor momento para construir una empresa a la cual les encantará ir a trabajar. Este es su momento. Toma las riendas y a trascender.

Escucha aquí el comentario transmitido el 2 de septiembre 2015 en el noticiero “La Red de Radio Red”.

¡Este es el hábito más importante de mi vida!

Hoy te quiero hablar del hábito de oro, probablemente el hábito más importante de mi vida e invitarte que tú también lo practiques.

Para ello te he preparado tanto un pequeño video al igual que el comentario que paso al aire en el noticiero de Radio Red. Incluyo las ligas al final del comentario.

EL COMENTARIO

Inicio todos los días con lo que yo llamo la hora dorada. Es mi hora. Mi tiempo sagrado para cultivar mi mente, cuerpo y espíritu.

La hora dorada consta de tres actividades: 20 minutos de lectura, 20 minutos de ejercicio y 20 minutos de meditación. Y la llamo la hora dorada porque estas tres actividades, hechas con regularidad, nos ayudan brillar.

Empecemos con la lectura. Simplemente 20 minutos de lectura diaria.

Leer es una ventana al alma de las personas más extraordinarias del mundo. Hermano y hermanas que modelan, ilustran e inspiran. Hay tantos buenos libros. Simplemente te recomiendo escoger tu lectura con cuidado y buscar libros que te llenen de ánimo, esperanza y visión.

Los libros nos permiten descubrir un mundo de nuevas posibilidades que acelera nuestro crecimiento personal y profesional.

Además, aunque leer 20 minutos diarios, no parece como mucho tiempo, si lo hacemos con regularidad a lo largo de un mes habremos leído un total de 10 horas. Así es, 10 horas que equivale a uno a dos libros al mes. Imagínate leerte de 12 a 24 libros al año. Este simple hecho te convertirá en una de las personas mejor preparadas en tu ámbito personal y profesionalmente.

Ahora hablemos del ejercicio. Arrancar nuestro día con 20 minutos de ejercicio es algo sensacional. El cuerpo no fue hecho para ser sedentario. Con 20 minutos de ejercicio diario nuestro cuerpo estará más fuerte y sano. Y nuestra mente más lúcida y atenta.

Yo inicio con unos cinco minutos de ejercicios de estiramiento. Alzar los brazos al cielo. Tocar las manos al piso. Girar el cuerpo suavemente de lado a lado. Todo el tiempo respirando lento, profundo y pausado.  Delicioso.

Después hago unos 10 a 15 minutos de ejercicio aeróbico. Cosa sencillas como sentadillas, lagartijas, y abdominales. Súper estimulante. Y termino parado de cabeza. ¿Porqué de cabeza? Porque me hace recordar la importancia de los hábitos. La gente te ve parado de cabeza y dice que es algo extraordinario, sin embargo no lo es. Pararse de cabeza es algo sencillo que todos podemos aprender a hacer. Por lo tanto pararse de cabeza no simplemente irriga el cerebro, sino que nos recuerda que las cosas sencillas hechas con disciplina transforman lo ordinario en extraordinario.

Finalmente, viene la meditación. La gente te va ahí sentado aparentemente sin hacer nada y sin embargo lo que sucede en nuestro interior durante la meditación es una de las disciplinas más importantes que podemos tener.  Es un ejercicio que nos permite tomar control de nuestra mente y emociones y desde un plano superior poder determinar como vamos a reaccionar ante cada estímulo que entra a nuestra vida. Y esto es crucial, porque sin esta disciplina carecemos de lucidez, y somos un poquito como papalotes en el viento reaccionando sin cause a todo lo que llama nuestra atención. La meditación es una disciplina que nos permite separar la emoción de la razón para poder ver la vida con ecuanimidad y escoger con mayor claridad el camino que conducirá a una vida más exitosa, plena y feliz.

En resumen. Te invito a acompañarme en esta extraordinaria aventura que es la vida y a desarrollar el hábito de oro que te ayudará a tomar mayor control de tu mente, cuerpo y espíritu. Inicia tu día dedicándote tiempo de calidad. Practica la hora dorada: 20 minutos de lectura, 20 minutos de ejercicio y 20 minutos de meditación.

Ahora, a lo mejor tu estás pensando, ¡oye Mac, yo no puedo dedicarle una hora diaria a esta disciplina!

Está bien. Te la pongo fácil. Inicia con 5 minutos de lectura, 5 minutos de ejercicio y 5 minutos de meditación. No me vas a decir que no puedes encontrar 15 minutos al día para ti. Aquí el asunto es darte la oportunidad de crecer.

Te quiero pedir un gran favor. Tú mereces una vida más próspera, plena y feliz. Inténtalo. Dale un mes. Dedícale 15 minutos diarios a ti y veras como tu vida empieza a florecer.

Bueno es el comentario y hoy. Y como siempre me despido recordándote que tú eres grande y que la vida exige tu grandeza.

Aquí está la liga para ver el video y al comentario transmitido el 29 de abril 2015 en el noticiero de Sergio Sarmiento y Lupita Juárez en Radio Red. 

Ya inicia la población humana del universo

El 14 de abril 2015 se lanzó al espacio un nuevo telescopio cuya misión es identificar asteroides para minar. Y aunque no fue la noticia de cabecera es un acontecimiento histórico que abre la puerta a lo que se podría equiparar al inicio de la edad de hierro para la era espacial. Un acontecimiento tan trascendente que podría transformar lo que significa ser humano y nuestro lugar en el universo en los años por venir.

Este acontecimiento ilustra la nueva era que estamos viviendo. Por ejemplo ni el telescopio ni el cohete que lo está llevando a La Estación Espacial Internacional, desde la cual será puesto en órbita, pertenecen a un gobierno. Sino más bien son obra de dos de los jóvenes empresarios más visionarios y aguerridos de la actualidad. Peter Diamandis e Elon Musk. Peter es el creador de la empresa  “Planatery Resources” que en español sería Recursos Planetarios, que va a minar asteroides,  e Elon es el creador de la empresa de cohetes espaciales Space X que la NASA ha contratado para llevar recursos y astronautas a la Estación Espacial.

Hoy gracias a gente como ellos la frontera espacial se está abriendo para todo nosotros. Por ejemplo este telescopio, que se llama el ARKYD, fue financiado por gente cómo tú y yo a través de una campaña de fondeo colectivo en Kickstarter, convirtiéndolo en un recurso para la humanidad.

Pero regresando a nuestra historia sobre la importancia de los asteroides.

Hace 10 años una misión japonesa fue a un asteroide. Aterrizó sobre él, tomó muestras y regresó a la tierra.

Y el pasado 12 de noviembre los Europeos lograron aterrizar la sonda espacial Rosetta sobre un cometa.

Hoy ya se han clasificado más de 1,200 asteroides que pasan cerca de la tierra y se estima, gracias a lo que hemos aprendido del Rosetta, que el agua que hay sobre la tierra nos llegó gracias a los asteroides que se estrellaron contra nuestra bola de fuego cuando apenas el planeta se estaba formando.

Es alucinante la inmensa cantidad de recursos que se encuentran en los asteroides. Desde grandes cantidades de oro y platino hasta fuentes inimaginables de oxigeno e hidrógeno. Estamos hablando de que en el espacio exterior se encuentran en abundancia los dos elementos básicos que pueden dar sustento a la vida humana fuera de la tierra: Aire para respirar y agua para beber.

Esta revelación es tan importante  que los científicos ahora nos dicen que gracias a los asteroides nuestro futuro en el sistema solar está asegurado.

La empresa Planetary Resources está diseñando naves espaciales robóticas equipadas con sofisticados sistema de extracción para explorar y minar los asteroides. Por ejemplo el vacío del espacio es un medio perfecto para extraer y transportar vapor de agua de los asteroides. Porque una vez que lo extraes utilizas el frío del espacio exterior para convertirlo en hielo y transportarlo fácilmente.

¿Te imaginas cuando lleve la primera dotación de agua de asteroide a la Estación Espacial Internacional para que los astronautas tengan que beber? Pues falta poco!!!

Pero agárrate bien, porque esto es sólo el principio. Hay asteroides ricos en hierro, níquel y cobalto, que nos proveerán de la materia prima para poder construir habitas en el espacio exterior, utilizando impresoras de tercera dimensión. Por lo tanto lo único que vamos  a tener que hacer es enviar la impresora al espacio y alimentarla de recursos que ya están ahí.

En resumen. El lanzamiento del 14 de abril 2015 del telescopio ARKYD da el banderazo al inicio de la minería de asteroides, lo cual puede ser un parte aguas en la historia de la humanidad. Estamos hablando de que por la primera vez podemos vislumbrar con un alto grado de certidumbre como asegurar el sustento de la vida humana fuera de la tierra y con ello los próximos pasos para poblar el universo.

Escucha aquí el comentario transmitido el 15 de abril 2015 en el noticiero de Sergio Sarmiento y Lupita Juárez en Radio Red.

Servir o sufrir. ¡Tú decides!

Hoy quiero hablar de la paradoja de la vida. De como por un lado podemos ver la vida como un botín que está ahí para servirnos. Y como por el otro lado podemos ver la vida como una inmensa responsabilidad que conlleva a servir y a dar más que lo que que recibimos.

¿Cuál es la mejor postura? Este es mi punto de vista.

Al nacer somos bendecidos con el regalo de la vida y con la gran responsabilidad de hacer buen uso de ella. Nos anteceden 3800 millones de años de evolución que se manifiestan en nosotros. En cada uno de nosotros. Tú y yo somos la más pura expresión de la creación. En ti y en mi se  manifiesta lo último, lo actual, lo más bello y revolucionado.

El asunto es que la vida, el universo, Dios, o como lo quieras llamar, tiene su agenda y lo queramos o no, tú y yo somos parte de ella. Y dependiendo de cómo actuamos nos haremos acreedores a alegría, salud y bienestar o a dolor, llanto y desesperación.

El amor es probablemente la mayor paradoja del mundo y el concepto peor entendido de todas. Se nos ha hecho pensar que el amor es una característica del débil. Se asocia con el aferrarse a otro y perder la cabeza, consumirse en la pasión y después encontrarse con que todo, todo fue una ilusión. Pero eso no es amor sino egoísmo porque no está fincado en el deseo de dar sino de recibir, lo cual sin duda consume, debilita y destruye.

El amor, el verdadero amor no es egoísta, sino magnánime. Busca servir, no servirse. Decía el gran general francés Napoleón Bonaparte que una de las grandes lecciones que había aprendido en el campo de batalla era que el espíritu siempre vence a la espada. Era como si el universo conjuraba todo su poder detrás del que cree, del que ama, del que lucha por algo más grande que él o que ella.

Un día el expresidente de Estados Unidos, Bill Clinton conoce a La Madre Teresa de Calcuta y le pregunta: “Madre, que tanto hay que dar” a lo que ella responde, “hasta que duela”.

El amor, el verdadero amor no es débil sino tremendamente fuerte y poderoso. Vemos cómo en un mundo envuelto en el miedo, la confusión y la violencia el amor ha servido como blindaje para grandes personajes de la historia como Mahatma Gandhi y Viktor Frankl. Su amor por servir logró neutralizar el miedo y la confusión de sus agresores e hizo que aun ellos desearan que su luz no dejara de existir.

En el caso de La Madre Teresa de Calcuta la paradoja es aún mayor, porque el blindaje de amor no era en contra otros seres humanos, sino en contra las bacterias y los microbios portadores de terribles enfermedades. En su caso ella podía estar en medio de la gente más enferma del mundo y su amor por servir, le servía como escudo para no contagiarse.

Y este escudo está a la mano no únicamente de grandes personajes como Gandhi, Frankl y La Madre Teresa, sino que también está a la mano de gente común y corriente como tú y yo, pero hay que aprender a activarlo.

La regla es sencilla: El que sirve, sirve. Todo es uno. La gota se funde con el mar y el mar se funde con la gota.

Venimos a la tierra para aprender, amar y servir y la vida bien vivida es una bendición y un regalo. Pero también la otra cara de la moneda es cierta. Al que hace caso omiso de la regla y no quiere servir sino servirse se saca “la rifa del tigre”. O servimos o sufrimos. O nos fortalecemos o nos debilitamos, enfermamos y morimos en agonía, tristeza y dolor. La vida no se anda con medias tintas. O se es o no se es. Y su rigor y esplendor es implacable.

Incluso como parte central de la paradoja de la vida está nuestro mismo cuerpo. Y aquí hay que preguntarnos: ¿Realmente es nuestro el cuerpo o es parte del instrumentario que la vida nos ha proporcionado y encomendado utilizar con respeto, para aprender, servir y ser feliz?

Y digo que el cuerpo es una paradoja porque si lo vemos a través de los ojos del ego, aparentemente nos imaginamos que el cuerpo es nuestro, que lo poseemos y que está aquí para servirnos. La paradoja es que creo que realmente es al revés. Nuestro cuerpo no es nuestro. Realmente nada es nuestro, todo nos es dado como instrumento para aprender, crecer y continuar la creación.

Y esto me hace recordar un chiste. Están dos amigos en el funeral de un hombre muy acaudalando. Y uno le pregunta al otro, “¿Oye y cuánto dejó fulanito de tal?” y el otro lo piensa un momento y le responde, “pues, lo dejó todo”. Pues si, por más que queramos llevarnos lo que hemos acumulado, no lo vamos a poder hacer.

Por lo tanto, hoy quiero proponerte una nueva forma de ver al cuerpo y a fin de cuentas una nueva forma de ver la vida. En vez de ver el cuerpo como algo que poseemos y que existe para servirnos, te propongo que le demos la vuelta y que nos imaginemos que el cuerpo no nos pertenece, sino que es una encomienda que la vida nos ha hecho y que nos pide que lo cuidemos, lo desarrollemos y lo utilicemos para ayudarnos a crecer en nuestra labor de amor.

Decía Leonardo da Vinci que los sentidos son los vicarios del alma y tenía todo la razón. Cuando nos abocamos a servir a nuestro cuerpo sucede algo maravilloso. Nuestro cuerpo nos regala lucidez, fuerza, belleza y pasión. Nos dota de un vehículo digno de los dioses para transcurrir por esta tierra. Una carroza hermosa que brilla radiante de salud y se transforma en un imán que atrae hacia si gente bella y oportunidad.

El cuidado esmerado del cuerpo nos enseña los fundamentos de una vida significativa, próspera y feliz. Aprendemos al cuidarlo el valor de la constancia que crea buenos hábitos y cómo estos hábitos conducen a la maestría y a la realización.

Y no termina ahí. Cuándo dejamos de ver el cuerpo como algo aislado del mundo y lo empezamos a ver como una parte integra de la creación, sucede algo mágico. La gota se funde en el mar y el mar se funde en la gota.

De pronto esa angustia existencial que nos estresa, que nos causa dolor de cabeza, cansancio y desánimo, desvanece. Baja nuestra presión sanguínea y suben nuestras defensas. Dejamos de dar vueltas en la noche sintiéndonos indefensos y desamparados. La voz crítica en nuestra cabeza se acalla y dejamos de ser tan irritables y explosivos. Incluso al sentir como el cuerpo se funde en el mar de la sabiduría universal, el miedo al fracaso se mitiga, suba nuestra autoestima y entramos en una espiral ascendente y constructiva.

Sin duda la vida es una paradoja. Entre más nos queremos afianzar, más resbalamos. Y entre más nos abrimos y nos damos más crecemos.

En resumen.

Te invito a poner de cabeza muchos de los preceptos que tenemos. El amor no es una característica de la gente débil sino que es el fundamento de la fuerza más poderosa del mundo. Como decía Napoleón Bonaparte el espíritu es más poderoso que la espada y esto se ve claramente en Gandhi y Frankl.

Por otro lado es importante acabar de una vez por todas con el precepto de que la vida es un botín que hay que aprovechar. No, la vida no es un botín sino que es algo sagrado que hay que cuidar, desarrollar y hacer crecer y nuestro cuerpo es nuestro gran maestro que nos ha sido encomendado para enseñarnos el camino de la coherencia.

Finalmente, nunca hay que olvidar que venimos a la tierra para aprender, amar y servir o a sacarnos “la rifa del tigre”. Servimos o sufrimos. ¡Tu decides!

Escucha aquí el comentario transmitido el 17 de septiembre 2014 en el noticiero de Sergio Sarmiento y Lupita Juárez en Radio Red.

Dale alma a tu empresa asociándola a una poderosa historia

¿Quieres impulsar tus ventas? Entonces cuéntale a tus clientes y prospectos una historia que toque su mente y su corazón.

¿Porqué digo que contar un buena historias vende? Desde mucho antes de que existiera la escritura los seres humanos transmitimos nuestro conocimiento a través de las historias. Está práctica se remonta a  la era de las cavernas cuándo los primeros homo sapiens se reunían alrededor  de la fogata y se contaban historias que contribuían a su sobre vivencia y que a lo largo de los años dieron origen a la cultura, a la ciencia y a la mística humana.

Los seres humanos estamos programados para responder a las historias. Cuando le contamos una historia a otra persona sucede algo mágico, se prenden en su cerebro unas poderosas neuronas que se conocen como neuronas espejo. Se llaman neuronas espejo porque provocan que la persona que escucha no simplemente visualice lo que le estamos contando, sino que también sienta nuestra emoción y se contagie de ella. Y es precisamente esta capacidad de conexión y empatía que está detrás del acelerado desarrollo humano.

Entre más vivo sea el relato y entre más ejemplos demos, más se fijará la historia en la memoria de la persona que escucha. De acuerdo a los hermanos Chip y Dan Heath en su libro “Made to Stick” para que una información se fije en la mente debe tener una o varias de las siguientes características:

  • Debe ser sencilla.
  • Inesperada o sorprendente.
  • Concreta.
  • Creíble.
  • Emocional.
  • Y sobre todo para que una información se fije en la mente, debe contar una historia.

La belleza de las historias es que logran poner en un contexto humano hasta a los temas más complejos. Por ejemplo si queremos abatir el hambre, y decidimos realizar una campaña para recaudar fondos para ayudar a alimentar a los cientos de miles de niños y niñas que regularmente se van a la cama con el estomago vacío, hay dos caminos que podríamos seguir. El primero es el más común, hablar de los cientos de miles de niños y niñas pobres que se mueren de hambre cada año y en base a concientizar a la persona de la magnitud del problema motivarla a donar. Desafortunadamente esta táctica no tiene mucho éxito, porque las grandes cifras se vuelven abstractas y no logra captar nuestra atención.

El otro camino es contar una historia que en vez de hablar de los cientos de miles de niños y niñas que se mueren de hambre cada año, es enfocamos en una pobre niña que su vida está amenazada por la indiferencia de la sociedad, mostrar su foto, decirle al lector como se llama y pedirle a él o a ella que la ayude y seguramente la ayudará porque hemos puesto el problema en el contexto de una historia humana, que toca tanto su mente como su corazón.

Hay un joven artista que se llama Chris Jordan que está haciendo un gran trabajo de denuncia. Está despertando la conciencia social a través de contar historias por medio de la composición fotográfica. Específicamente hace montajes de miles y miles de pequeñas fotos que al ser vistas a distancia se conforman en una nueva imagen. La genialidad de su arte es que la suma de todas las pequeñas imágenes que incluye en el cuadro ayudan al espectador a poder visualizar la verdadera dimensión del problema, transformando lo que sería de otra forma una simple estadísticas en algo mucho más real y humana.

Déjenme darles un ejemplo. Una estadística que le llamó la atención a Chris son las 32,000 operaciones de aumento de busto que se realizan cada mes en Estados Unidos. Específicamente lo que le llamó la atención es que contrario a lo que muchos pensamos, la gran mayoría las mujeres que se están sometiendo a estas operaciones no son mujeres mayores que se quieren dar una ayudadita, sino que son jovencitas menores de 21 años. Resulta que al graduarse del bachillerato uno de los regalos que más solicitan las chicas a sus padres, es un aumento de busto. Ellas insisten que es importante para ellas sentirse más seguras antes de dar el gran paso de irse a la universidad.

Chris se puso a pensar en cómo podía hacer una denuncia elocuente a través de su arte. Quería tocar tanto la mente como el  corazón del espectador y por lo tanto decidió utilizar como la base de su composición fotográfica a la muñeca Barbie. El razonó que esta popular muñeca, que incluso tiene busto, ha jugado un papel importante en el adoctrinamiento de las niñas, ayudando a fijar en sus mentes el estereotipo de lo que es la mujer perfecta.

Por lo tanto Chris fotografió a unas cuantas muñecas Barbie como base de su diseño. Después fue haciendo un montaje sumando más y más fotos de muñecas hasta terminar con un total de 32,000 de ellas, que organizó en base a claros y oscuros, para verse, cuando uno se aleja, cómo el torso de una joven mujer.

En su exposición el artista va llevando al espectador desde el torso de la mujer compuesto de las 32,000 muñecas que representan el número de operaciones de aumento de busto que se realizan cada mes en Estados Unidos, hasta la muñeca individual que representa dónde inicia el falso sentido de la belleza. Él dice que la sociedad Estadounidense está cómo embrutecida bajo un tipo de anestesia social generada por los grandes números y que lo que él hace es poner los números en un contexto humano  para que los espectadores pueden realmente ver y sentir lo que hay detrás de ellos. Puedes ver una plática de él en TED aquí:  http://www.ted.com/talks/chris_jordan_pictures_some_shocking_stats#t-524180

Finalmente les quiero hablar de Rob Walker y Joshua Glenn, dos  investigadores que se dieron a la tarea de cuantificar cuánto vale contar una buen historia.

Para determinar el valor realizaron un experimento que constó de tres partes. Primero fueron a tianguis y ventas de garaje y compraron muchas pequeñas “chatarra simpática” que les costaron entre $5 y $20 pesos cada uno. Después redactaron una pequeña historia ficticia acerca de cada una de ellas y finalmente los subastaron en un sitio de internet tipo mercado libre. 

El resultado del experimento ilustra perfectamente el valor que los seres humanos le atribuimos a una historia. Todas las chatarras que compraron los investigadores, les costaron $1,664.00 sin embargo después de envestirlas de una historia terminaron por venderlas en $46,956.00. 

Sin duda su experimento comprobó que las historias puede dotar a objetos ordinarios con un valor extraordinario. Resultó que al envolver a una chatarra en una historia memorable aumentó su valor en 2,700%. Por ejemplo un plátano de juguete que les había costado sólo $5.00 después de dotarlo de una historia memorable termino por subastarse en $1,010.00 pesos.

Los investigadores concluyeron que las historias le infunden tanto valor emocional a un objeto que su valor subjetivos puede medirse en forma objetiva. Aquí está la liga al sitio de la investigación: http://significantobjects.com

En resumen. A los seres humanos nos encantan las historias porque nuestra mente está programada para responder a ellas. Hoy en un mundo con tanto ruido mediático la mejor forma de distinguir a tu empresa, producto o servicio es dándole alma asociándola a una poderosa historia.

Por lo tanto te invito a pensar en que te hace diferente y cuéntaselo a tus clientes y prospectos a través de una historia que enganche su mente y su corazón. Y sobre todo procura fincarla sobre valores profundos, porque es a través de ellos que creas cohesión de grupo que une a los empleados, a los cliente y la sociedad.

Escucha aquí el comentario transmitido el 20 agosto 2014 en el noticiero de Sergio Sarmiento y Lupita Juárez en Radio Red.