Se lanza histórica iniciativa para enfrentar el cambio climático

El 30 de noviembre 2015 , en el marco la COP21 en París se echó a andar, lo que es para mí, la más importante iniciativa en la historia de la humanidad para enfrentar el cambio climático. Se trata del lanzamiento del esfuerzo gubernamental llamado “Misión Innovación” que compromete a los 20 países que producen el 80% de la contaminación del mundo a duplicar su inversión para frenar el daño que están generando, aunada a la iniciativa empresarial que se llama “The breakthrough energy coalition” o sea la coalición para dar la solución definitiva al problema energético.

Y digo que es la iniciativa más importante, porque por primera vez en la historia se suman los esfuerzos públicos, académicos y privados para detener el cambio climático.

Un poco de historia.

Los esfuerzos de los gobiernos del mundo para detener el cambio climático han sido un fiasco. El problema es que se encuentran entrampados en la inercia cortoplacista de la democracia que les exige rendir cuentas “espectaculares” en el corto plazo que los llevan a descuidar o aun peor comprometer el largo plazo.

Por ejemplo, fue criminal el fracaso del tratado de Kioto y más recientemente, este año en junio, fue vergonzosa la declararon del G7, de que “siendo realistas”, para 2050, se podrá reducir la emisión de gases invernadero entre un 40 y un 70%. Y la reforma energética de México está enclavada justamente en esta dinámica, dictando que para el año 2050 se reducirá en un 50% las emisiones de CO2. El asunto es que esta cifra es insuficiente. Terriblemente insuficiente. Se requiere una estrategia no simplemente para mitigar el daño, sino para revertirlo. De acuerdo a los científicos mejor enterados sobre el tema requerimos para el año 2050 haber neutralizado la emisión de CO2, no simplemente haberla reducido a la mitad.

Y es por eso que el magnate de Microsoft, Bill Gates decidió hacer algo al respecto. Aunque el empresario tiene la exigencia de reportar buenos números cada trimestre, también tiene la exigencia de asegurar la continuidad del negocio y por lo tanto sabe que tiene que balancear el corto y el largo plazo.

¿Qué hizo Gates? Reunir a 27 de los más importantes líderes empresariales, financieros y académicos de mundo. Puso por delante mil millones de dólares y activó la coalición más poderosa de talento y dinero que ha visto la humanidad, bautizándola “The breakthrough energy coalition”.

El cúmulo de músculo financiero y de talento es impresionante. Déjenme presentarles a 8 de los 27 integrantes: Mark Zuckerberg de Facebook, Jeff Bezos de Amazon, Richard Branson de Virgin Group, Jack Ma de Alibaba Group de China y Ratan Tata del Grupo Tata de la India. Entre los financieros destacan Ray Dalio de Bridgewater Associates y George Soros. Y aunado a todo este talento está la Universidad de California de cuyas aulas han salido 61 premios Nobel. Wow!!!

Decir que estoy muy entusiasmado es quedarme corto. Esta coalición me llena de felicidad, orgullo y esperanza al seguir constatando que en el mundo hay muchos más seres humanos buenos que malos, y que juntos, cada uno desde nuestra trinchera, vamos a enfrentar y solucionar los grandes estragos que hemos ocasionado por ignorancia, egoísmo o desidia.

Entonces, ¿Qué sigue? Pues darle prisa a la integración de los dos proyectos que se presentaron en el COP21 de Paris. Por el lado gubernamental es capitalizar al máximo la iniciativa “Misión Innovación” que integra a los 20 países que generan el 80% de la contaminación y asegurar que rinda al máximo su compromiso de duplicar durante los próximos cinco años su inversión hacia el desarrollo de energías limpias. Ahora si, a diferencia del tratado de Kioto, en esta iniciativa están comprometidos Estados Unidos y China, que son los dos países que más contaminan en el mundo, aunados a otras 17 grandes naciones, incluyendo a México. Y por el lado empresarial compaginar estos esfuerzos con la visión de largo plazo del “Breakthrough Energy Coalition” y darle dientes a un esfuerzo a favor de la humanidad, que permitirá obviar un latente desastre ecológico.

Y todo esto ofrece para México una oportunidad sin precedentes. México está en el lugar correcto en el momento preciso para transformarse en una potencia de energías limpias y renovables. De acuerdo a Carlos Tornel del Centro Mexicano del Derecho Ambiental, nuestro país tiene el potencial de substituir el 93% de toda su energía por energía limpia para el año 2050. Yo iría más lejos. Yo creo que México puede substituir el 100% de su energía y volverse un centro de investigación, desarrollo y producción icónico de energía eólica, solar e hidrotérmica por su franquicia geográfica. El reto es capitalizar esta nueva coyuntura y apostarle mucho más al futuro que al pasado.

En resumen.

Es probable que este pasado 30 de noviembre de 2015 pase a la historia como el día en el cual el mundo tomó en serio el cambio climático y puso en marcha los mecanismos para enfrentarlo con decisión. Yo invito a mis amigos políticos, académicos y empresarios a sumarse a esta iniciativa de la COP21 y capitalizar esta nueva realidad para asegurar un futuro brillante para México. ¡Convirtámonos en un país de energía! Un país líder mundial en investigación, desarrollo y producción de energías sustentables. Este es nuestro momento. ¡Vamos por él!

Escucha aquí el comentario hecho en Radio Red el 9 de diciembre 2015.

Watson de IBM, al servicio de la humanidad

Estamos entrando a la era de la computación cognitiva y la empresa que lleva la delantera es IBM con su iniciativa Watson, una computadora capaz de responde a preguntas complejas en lenguaje natural.

Las hazañas de inteligencia artificial de IBM se vuelven célebres en 1997 cuando su computadora “Deep Blue” le gana la partida al campeón mundial de ajedrez Gari Kaspárov. Más recientemente en el 2011 la hazaña se enfoca al conocimiento general al poner a su interface Watson-cariñosamente nombrada así, por el primer presidente de IBM Thomas Watson- a competir contra los dos máximos exponentes del juego en televisión “Jeopardy”. Ahora se trata de contestar correctamente preguntas de trivia sobre historia, idiomas, literatura, cultura popular, bellas artes, ciencias, geografía, deportes y nuevamente la computadora se impone.

A partir de ese momento surge una nueva etapa en la cual IBM busca llevar la inteligencia artificial a un nuevo terreno. Ahora en vez de competir con el ser humano busca utilizar la tecnología para adelantar el conocimiento y ponerlo a nuestro servicio. Su primera aplicación comercial se trasforma en una interface que ayuda a revolucionar el tratamiento del cáncer.

Hoy vemos cada vez más iniciativas que buscan capitalizar la computación cognitiva, no sólo en la medicina, sino también en otros ámbitos como el financiero, educativo y comercial. Por ejemplo hoy IBM está promoviendo una aplicación muy “chusca” llamada Waston Trend que puedes bajar a tu teléfono inteligente. Esta te ayuda a escoger el mejor regalo para esta navidad en base a analizar millones de conversaciones en línea. De acuerdo con la App, el Apple Watch es el gadget más deseado. En cuanto a juguetes es el kit de Lego llamado Star Wars. Y en cuanto a regalos relacionado con bienestar y salud el más deseado son los zapatos Nike tipo Flyknit.

Actualmente IBM está invirtiendo mil millones de dólares para perfeccionar el sistema, al igual que ha creado un fondo de cien millones de dólares para apoyar a emprendedores que lo quieren capitalizar.

Déjenme darles un ejemplo de una inversión que hicieron a finales del 2014 en una pequeña empresa enfocada a la salud, que a mi forma de ver, tiene la capacidad de revolucionar la integración de la tecnología y la biología. La empresa se llama Pathway Genomics.

Muchas veces son los momentos traumáticos en la vida los que nos llevan a emprender grandes hazañas. En el caso de Jim Plante el fundador de Pathway Genomics, la motivación llega cuando su papá muere por complicaciones renales generadas por una enfermedad hereditaria. En ese momento Jim decide dedicarse en cuerpo y alma, a evitar que por ignorancia la gente muera prematuramente, y se enfoca a revolucionar la medicina preventiva. Y en el año 2008 lanza Pathway Genomics, una empresa que ofrece  pruebas genéticas y medicina personalizada a precios accesibles para todos nosotros.

Cuando IBM se entera, se enamora de esta empresa e invierte en ella.

Pathway Genomics ofrece pruebas genéticas para ayudarnos a identificar una serie de posibles riesgos a nuestra salud. También cuenta con una prueba muy sencilla para detectar oportunamente el inicio de un cáncer. Al igual que nos ofrece una sencilla interface que nos brinda programas de ejercicio y nutrición personalizada.

Y ahora con la integración de Watson al sistema se vuelve revolucionario. Hoy puede analizar la base de datos de información médica más grande del mundo y ligarla a los datos específicos del paciente.

Déjenme darles un ejemplo. Imagínate que eres un doctor y te regresan los resultados de un estudio de un paciente. Tiene un cáncer incipiente de pulmón y le preguntas a Watson, “De acuerdo a la genética de este paciente ¿cuál sería el mejor tratamiento, A o B?”. Y en ese momento el sistema se pone a analizar toda la información disponible sobre el tema. En este caso revisa  3,469 libros, 69 procedimientos, 247,460 artículos médicos, 61,540 pruebas clínicas y otros 106,054 documentos varios, y los relaciona todos al expediente del paciente. Y en apenas 7 segundos te ofrece una opinión calificada que por lo medios tradicionales hubiese sido  imposible obtener.

Y visto desde la óptica de la medicina preventiva, por primer vez en la historia tú puedes saber qué consecuencia tendrá en tu salud si te comes esa segunda rebanada de pastel, o si dejas hoy de hacer tu  ejercicio.

En conclusión

El mundo de la computación cognitiva ya llegó y aplaudo a IBM por su liderazgo en este nuevo e importante ámbito.

Escucha aquí el comentario trasmitido el 25 de noviembre 2015 en el noticiero de Sergio Sarmiento y Lupita Juárez.

Los tres pasos para convertirte en el líder de opinión de tu industria

El mundo del marketing está de cabeza. Antes salíamos a vender y en base a ello creábamos una comunidad de seguidores. Hoy creamos una comunidad de seguidores y después salimos a vender.

Cada vez más los productos y los servicios se parecen. El único verdadero diferenciador es nuestra comunicación. Por lo tanto si queremos destacar en la actualidad y construir un modelo de negocio con futuro, es indispensable integrar marketing de contenido a nuestra estrategia comercial.

El marketing de contenido es la nueva ciencia comercial que se basa en crear y distribuir contenido relevante, en forma consistente, para integrar tu propio mercado cautivo de clientes promotores.

El consumidor no quiere que le vendas. Quiere que lo enamores. No quiere comprar un producto o servicio. Quiere comprar una experiencia. Y ser parte de algo importante.

Hace 25 años la creación de contenido estaba en las manos de los medios. Hoy, cada vez más está en las manos de los consumidores.

Gracias a buscadores tipo Google, hoy se está democratizando el acceso a la información permitiendo a los pequeños empresarios competir como los grandes a través de dominar el marketing de contenido.

Unas cifras importantes:

La gente pasa el 50% de su tiempo en línea leyendo contenido (Nielsen).

70% de la gente prefiere conocer a una empresa a través del contenido que publica que a través de sus anuncios (Content +).

El 61% de los consumidores dicen que están más dispuestos a comprarle a las empresas que les ofrecen contenido (Content Council).

Y el 90% de los consumidores consideran que las empresas que publican contenido realmente están interesadas en construir una relación con ellos (CMO Council).

Entonces ¿por dónde empezar?

El punto de partida es definir perfectamente tu misión editorial. ¿Por qué existes? ¿Cómo añades valor real, profundo y duradero a quién quieres servir? ¿Qué te hace único, diferente y memorable? Y como vas a traducir esto en una historia que enganche la mente y el corazón del lector.

Recuerda, que antes de obsesionarte con el medio tienes que obsesionarte con lo que quieres comunicar y sólo después definir el cómo y dónde comunicarlo.

Ahora sí, hablemos de cómo y dónde comunicarlo.

Las estrategias más efectivas de contenido tiene tres componentes: un blog semanal, una revista mensual y un evento anual. Veamos cada una.

El secreto del negocio es construir una base de datos de personas interesadas en el tipo de producto o servicio que ofreces. Por lo tanto el corazón de la estrategia es el blog donde publicas semanalmente tu contenido de calidad y entablas una conversación con tu audiencia. La finalidad es convertirte en el líder de opinión de tu nicho o incluso de tu industria y la primera persona a la cual acudir, para todo lo relacionado con tu tema.

Uno de los errores más graves que comenten los neófitos es publicar contenido de calidad sin dirigirlo a crear una base de datos. Conforme vas adquiriendo credibilidad ve pidiendo a tus seguidores que se suscriban a tu blog o podcast para poder entablar un diálogo personal con ellos.

El segundo elemento para constituirte como el líder de opinión de tu nicho o industria es la revista.  El abandono del correo directo a favor del correo electrónico ha vaciado los buzones. Por lo tanto  los mercadólogos más visionarios están creando revistas y boletines impresos que ofrecen un testimonio tangible de su convicción al tema. Además estos impresos son muy apreciados, porque permite al lector distraerse un rato de la pantalla de la computadora.

Finalmente el tercer elemento para cimentar tu credibilidad son los eventos. Los seguidores añoran la convivencia con personas con ideas afines. Y los eventos son los lugares ideales para que tu historia cobre vida y se integre una comunidad de fans promotores.

En resumen. Hoy el pequeño puede competir como los grandes a través de una estrategia de marketing de contenido. El punto de partida es publicar semanalmente un blog de alta calidad que te permitirá crear tu base de datos de seguidores y a partir de ahí vender tus productos y servicios entre tu propio mercado cautivo. 

Escucha aquí el comentario trasmitido el 11 de noviembre 2015 en el noticiero de Sergio Sarmiento y Lupita Juárez.

El Transa NO Avanza

Dice el Secretario General de Naciones Unidas, Ban Ki-moon que “La corrupción amenaza al desarrollo, la democracia y la estabilidad”.

Probablemente la mejor descripción de la mentalidad detrás de la corrupción, se la escuché al director de la revista “Mexico Now”, Sergio Ornelas. Él dice que en México impera “La cultura de la franquicia”. Aquí todos tienen su franquicia. La secretaria tiene la franquicia sobre la agenda del jefe. El policía tiene la franquicia sobre la esquina que le toca y los grandes poderes tienen la franquicia sobre el país.

Por lo tanto hoy quiero hablar del dicho “el que no transa no avanza” y explicarte porqué creo que es el dicho más tonto, perverso y egoísta que he escuchado.

La corrupción es un cáncer. Apela a nuestro lado oscuro. Nos hace pensar en chico. En cómo podemos agandallarnos algo que no  nos hemos ganado.

Pero no termina ahí. La corrupción es el detonador de otros dos males que nos ofenden. La violencia y la pobreza.

La mentalidad del que no transa no avanza, puede empezar en una forma casi inocente. El servidor público que piensa que tiene “la franquicia” sobre los trámites burocráticos y que por lo tanto tiene el derecho de usar ese poder para incrementar su ingreso al “ayudar” entre comillas, a acelerar o retrasar los procesos. Sin embargo, la inocencia se pierde cuando uno falta al valor universal de la equidad, que dicta: “trata al otro como quieres ser tratado”. Cuando uno transgrede esta frontera se pierde el sentido del límite y de pronto parece lícito hasta el uso de la violencia o el abuso a los más pobres, para salirse con la suya.

Al preparar este comentario me encontré cifras hirientes. Por ejemplo que La Auditoría Superior de la Federación estima que en los hogares con salarios mínimos se destina el 33% de sus ingresos a pagar actos de corrupción. ¡No se vale!

Pero no son únicamente los pobres los que están pagando un altísimo precio por la falta de transparencia y estado de derecho. El Banco de México estima que el costo de la corrupción equivale al 9% de Producto Interno Bruto o sea equivale al 80% de todos los impuestos recaudados. Y otro estudio estima que la violencia nos cuesta más del doble de eso, o sea otro 22% del PIB.

El que no transa no avanza… como que es al revés. La transa, o más bien, el transa, no nos deja avanzar.

Al analizar a los países con los mejores niveles de vida encontré que hay una correlación directa entre transparencia, competitividad y nivel de vida. Entre más estado de derecho, más desarrollo y mejor nivel de vida. Y del otro lado, entre más opacidad, menos competitividad y más pobreza.

Déjenme darles un ejemplo. Tomemos dos empresas con la misma productividad. Una  en un país corrupto y otra en un país más moderno y por lo tanto menos corrupto.  Inmediatamente el empresario en el país corrupto le tiene que añadir al precio de su producto el 9% de la franquicia de la corrupción. Así de rápido. Así de fácil. Así de injusto.

En conclusión:

De acuerdo a especialistas el 34% del producto interno bruto de México se derrocha en corrupción, violencia y pobreza. ¡Basta!

Indígnense conmigo ante el dicho “él que no transa no avanza”. Substituyámoslo por “el transa no avanza” e iniciemos un movimiento hacia la transparencia, la equidad y el estado de derecho.

México merece ser un país de primer mundo. La inmensa mayoría somos gente buena. Simplemente tenemos que pensar en grande y actuar en consecuencia.

Te imaginas un México próspero y seguro. Un México en el cual hemos erradicado la extrema pobreza. Este México está a la mano. Este México nos corresponde. Digámosle NO a la transa. Digámosle SÍ a la abundancia. Aboguemos por la razón.

Simplemente con recuperar una fracción del PIB que se pierde en  la franquicia de la corrupción y destinarlo a la educación, a la investigación y desarrollo y al estímulo del  emprendedor, iniciaremos una revolución positiva que se alimentará a sí misma y terminará por brindarnos el hermoso México en el cual todos y todas deseamos vivir.

Escucha aquí el comentario trasmitido el 28 de octubre 2015 en el noticiero de Sergio Sarmiento y Lupita Juárez en Radio Red.

Como amar la tecnología sin caer en su tiranía

Hoy quiero hablar de como la computadora se ha liberado del escritorio e incluso del bolsillo para colocarse en nuestra muñeca. Y hacer una reflexión sobre cómo capitalizarla y al mismo tiempo, conservar nuestra identidad.

Con el lanzamiento de Apple Watch, se dio este año un pequeño, pero importante paso hacia la integración cotidiana de la tecnología a nuestra vida. Se trata de una computadora que nos ponemos sobre el cuerpo y con ello nos acercamos un paso más hacía lo que Ray Kurzweil llama “la singularidad”, o sea el momento en el cual se fundirá la biología con la tecnología.

De acuerdo con su teoría, la tecnología pasará rápidamente de ser algo que portamos sobre el cuerpo, a algo que está dentro del cuerpo y finalmente a algo que está inmerso en nuestra neocorteza cerebral. Ahora, no hay que tomar a la ligera las predicciones de Ray Kurzweil. Él ha recibido 20 doctorados honoris causa. Es el científico en jefe de Google y el futurólogo más admirado por Bill Gates.

Él predice que en 15 a 20 años la realidad virtual estará tan perfeccionada que será difícil distinguir entre el mundo físico y el mundo virtual. Pero la predicción que más me llama la atención es que para el año 2045 podremos expandir nuestra inteligencia en forma exponencial.

Específicamente él dice que vamos a poder conectar a la nube cibernética los enjambres neuronales de nuestra neocorteza cerebral para iluminar aun más nuestra conciencia. Esto significa que en 30 años, podremos resolver en nuestra cabeza, complicadas ecuaciones matemáticas, aprender a hablar un nuevo idioma y dominar un instrumento musical sin años de entrenamiento. Simplemente se requerirá conectarse a la nube y empezar a crear.

Aún faltan algunos años… sin embargo, dadas las implicaciones que conlleva la tecnología ponible es importante reflexionar a partir de hoy sobre cómo usarla a nuestro favor y cuidar de no caer en su tiranía.

A diferencia del teléfono inteligente, el Apple Watch es una computadora con una serie de sensores posados sobre la piel. Por ejemplo tiene sensores que miden nuestro pulso cardíaco al igual que sensores que detectan si estamos sentados o en movimiento.

Probablemente la funcionalidad que más me gusta del Apple Watch es algo que es a la vez sencillo y revolucionario. El reloj detecta cuando hemos estado inactivos y cada 60 minutos nos incita a ponernos de pie. Y digo que es revolucionario porque es el ejemplo perfecto de cómo la tecnología ponible lanza una nueva relación entre la biología y la tecnología que puede ayudar a volvernos más conscientes, propositivos y “humanos”.

No cabe duda que el sedentarismo nos está matando. Por eso se me hace genial que el reloj detecta cada vez que estamos sentados por más de una hora y nos manda una pequeña pulsación a la muñeca, mientras aparece en la carátula el mensaje “ya llevas un rato sentado, ponte un minuto de pie”.

Y digo que es genial porque esta pequeña aplicación tiene la capacidad de darle vida a un álter ego que trabaje a nuestro favor.

Adquirir un nuevo hábito es muy difícil porque nuestra mente instintiva está programada a pensar lo menos posible y a repetir rutinas en forma automática. Por eso, el contar con lo que me gusta llamar un mayordomo cibernético, nos puede cambiar la vida. Esta tecnología está tomando nuestro pulso y nos está estimulando con el mensaje correcto en el momento preciso para activarnos y cuidar nuestra salud. Este estímulo repetido a lo largo de los días, las semanas, los meses y los años puede desembocar en un nuevo hábito que enaltecerá nuestra inteligencia, salud y felicidad.

Imagínate que aunado al mensaje de “ponte de pie” viene una frase inspiracional cada vez que te levantas. Como por ejemplo: ya que estás de pie, sonríe, agradece y con una gran exhalación deja ir la tensión. ¡Delicioso!

Pero también es necesario aprender a conservar nuestra identidad. Hay que saber apagar la tecnología. Apagar el teléfono. Cerrar el e-mail y tener tiempo para nosotros. Tiempo para hacer trabajo que cuenta. Tiempo para leer, meditar y dedicarle tiempo de calidad a nuestros seres queridos.

Salvo que tu trabajo sea estar contestando el teléfono, lo puedes apagar y te aseguro que cualquier cosa que requiera de tu atención estará ahí esperándote cuando lo vuelva a prender.

En conclusión. Ya inició la integración de la biología y la tecnología. Hay que aprender a capitalizarla para aumentar nuestra inteligencia, salud y felicidad. Y saber cuándo prenderla y cuándo apagarla para conservar nuestra identidad.

Escucha aquí el mensaje transmitido el radio red el 14 de octubre 2015.

Descubre cómo usar el teléfono celular para abatir la extrema pobreza

a todas y todos los buenos mexicanos a inspirarse en la creatividad africana para abatir la extrema pobreza.

Disfruta. Aprende. Aplica.

ENSAYO

Decía Platón que “la necesidad es la madre de la invención” y creo que en ningún lugar del mundo este dicho es más cierto que en África.

Hoy les quiero hablar de cómo África se está reinventando utilizando el teléfono celular para empoderar a su gente para salir de la pobreza extrema, y sembrar la semilla para que en México hagamos lo mismo.

Para poner en contexto la pobreza en el continente africano: Ahí viven el 60% de los más pobres de los pobres. El ingreso promedio africano, si excluimos a Sudáfrica, es de 25 pesos diarios. Eso equivale al 3% del ingreso diario promedio mexicano. ¡Escandaloso!

Sin embargo la creatividad africana está brindando una serie de soluciones impresionantes a través del teléfono celular para ayudar a su gente a salir adelante. Y no es con sofisticados teléfonos inteligentes tipo iPhone, sino con teléfonos muy sencillos que cuestan $350 pesos.

Empecemos con el sector financiero. Como los pobres no son un sector interesante para los bancos, los africanos han inventado un ingenioso sistema a través del SMS de los teléfonos para tener servicios financieros. Hoy a través de sus teléfonos cuentan con sistemas de ahorro, pueden hacer transferencias persona a persona, pagar servicios, comprar despensas e incluso recibir y pagar salarios al igual que colegiaturas.

En Kenia el 40% del Producto Interno Bruto del país pasa a través de uno de estos sistemas llamado M-PESA, que en Swahili significa dinero móvil. Las empresas que ofrecen estos servicios están haciendo el bien, BIEN. Han creado un gran negocio que genera riqueza para los usuarios y utilidad para ellos.

Pero no terminan ahí. Otros adelantos son aplicaciones (APPS) para impulsar la agricultura, la ganadería, la educación y la salud.

Tomemos por ejemplo la agricultura. Antes de que los campesinos africanos contaran con el teléfono celular para checar el precio de mercado de su cosecha, sufrían los terribles abusos de los intermediarios, que se llevaban la mayor parte de la ganancia.

Hoy empoderados con un teléfono celular y servicios como M-FARM los micro campesinos africanos están aprendiendo qué y cuándo plantar y cómo optimizar la cosecha. También el sistema les brinda alertas climáticas, precios de mercado de diferentes cosechas, al igual que un valiosísimo recurso: una base de datos de miles de compradores directos. Este acceso a información está transformando la vida de millones y millones de personas, permitiéndoles ganar el doble de lo antes ganaban, vendiendo su cosecha a través de un intermediario, y gracias a ello pasar de un ingreso de subsistencia, a un ingreso que poco a poco los va sacando de la extrema pobreza. ¡Bravo!

Otro servicio que me encantó se llama ICOW, o sea ”ivaca”, que funciona para personas con unas cuantas vacas. Aquí también para que estas personas salgan de un estado de subsistencia, simplemente necesitan producir unos cuantos litros más de leche por día y esta aplicación les enseña cómo hacerlo.
El sistema ICOW, los transforma en microempresarios enseñándoles a administrar su pequeño negocio. Por ejemplo les manda cada semana tres SMS con mejores prácticas para cuidar y aumentar la producción de sus vacas. También les da información sobre gestación y cuidado de becerros, al igual que los conecta a una red de veterinarios calificados.

Finalmente están las aplicaciones (APPS) como MEDÁFRICA, enfocadas al cuidado de la salud. Estos sistemas permiten al suscrito obtener información médica básica, aprender de dieta, monitorear síntomas de un padecimiento para poder hacer un auto diagnóstico, e incluso verificar vía SMS si un medicamento está caducado, para evitar ser estafados por gente abusiva.

En conclusión. Hay que inspirarnos en la creatividad africana. México, al igual que África tiene demasiadas personas en estado de subsistencia. Este es el momento para emprender nuevos negocios enfocados a facultar a los más pobres de los pobres con soluciones tecnológicas que los empoderen para hacer frente a los intermediarios abusivos. Este es el momento de hacer el bien BIEN y crear riqueza para todas y todos los buenos mexicanos. ¡Viva México!

Escucha aquí el audio de la transmisión en radio.

Cuesta caro no entender la Ley de Moore

En este ensayo te explico el fenómeno  de la ley de Moore que está detrás del porqué en el año 2020 tres cuartas partes de las empresas que formarán el indice de la bolsa serán empresas nuevas que hoy no conocemos.

Te ofrezco dos modalidades para disfrutar el ensayo:

  1. BLOG: Lo puedes leer aquí,
  2. VCAST: ó aún mejor verlo aquí

TRANSCRIPCIÓN

Probablemente el fenómeno más importante, disruptivo y difícil de entender de la era digital es lo que se conoce cómo la “Ley de Moore”. Esta estipula que cada dos años se duplican el número de transistor en un circuito integrado en un, al mismo tiempo que se reduce su precio a la mitad. Y digo que es difícil  de entender porque nuestra mente está programada para pensar en forma lineal, no exponencial.

Pensemos en la historia de la humanidad, hasta hace muy poco todas nuestras interacciones con el mundo eran locales y lineales. La vida de nuestros antepasados era muy local. Casi todos sucedía en un pequeño radio de unos cuantos kilómetros de donde habían nacido y no se enteraban de lo que pasaba del otro lado del mundo. Era un entorno muy lineal donde casi nada cambiaba a lo largo de los años e incluso de los siglos. 

Luego llega la era digital caracterizada por la Ley de Moore y todo cambia. Hoy nuestras vidas ya no son ni locales, ni lineales, sino que son globales y exponenciales. Hoy nos enteramos a la velocidad de la luz, o por lo menos a la velocidad del internet, de lo que está pasando en cualquier parte del mundo y el ritmo del cambio se acelera día con día.

Tomemos por ejemplo la vigencia de las empresas. De acuerdo al Profesor Richard Foster de la Universidad de Yale las empresas que formaba parte del indice de la bolsa en 1920 permanecían ahí durante unos 67 años. Hoy esa vigencia es de apenas unos 15 años y él estima que para el año 2020 tres cuartas partes de las empresas que formarán parte del indice de la bolsa serán empresas nuevas, que hoy no conocemos. Sin duda un cambio exponencial.

¿Entonces de dónde viene la Ley de Moore? Pues realmente no es un ley sino una observación que hizo el cofundador de Intel, Gordon Moore. Hace 60 años él notó que el número de transistores en un circuitos integrados se estaban duplicando cada año y predijo que esta tendencia continuaría durante los próximos 10 años. Cosa que sucedió. Después en el 1975 revisó su estimación y predijo que el número de circuitos integrados por transistor duplicarían cada 24 meses, cosa que hasta la fecha sucede. Aquí la palabra clave es “duplican”.

A diferencia del crecimiento lineal donde los números progresan de uno en uno, que es fácil de visualizar, en el ámbito exponencial los números no se suman, sino que se multiplican y crecen en forma exponencial lo cual es mucho más difícil de captar.

Para ver la engañosa que puede ser la ley de Moore, al que sigue viendo el mundo en forma lineal, te invito a que hagamos un pequeño ejercicio mental. Visualicemos un lago y un lirio acuático. Digamos que hoy es el primer día de junio y que ponemos este lirio acuático en el agua. Ahora este lirio no es un lirio cualquiera, sino que es un lirio especial, que crece en forma  exponencial. Esto es, cada día duplica de tamaño y su crecimiento va a ser tan rápido y prodigios que para el último día del mes habrá cubierto todo el lago. ¿De acuerdo?

Ahora para empezar a entender la diferencia entre el pensamiento lineal y la realidad exponencial te hago la siguiente pregunta: ¿para el día 20 que porcentaje del lago ya habrá cubierto el lirio? Recuerda, el mes de junio tiene 30 días y ya vamos al día 20.

Si eres como la mayoría de nosotros haz hecho una suma rápida en tu cabeza aplicando la lógica lineal, que va algo así:  si el mes de junio tiene 30 días y ya vamos al día 20 y el lago tiene que estar totalmente cubierto con lirios para fin de mes, que es en 10 días, pues entonces dos tercios del lago ya tendrían que estar cubiertas con lirios. ¡¿Verdad?!

Pero en el escenario de la realidad exponencial no es así. Es el día 20 y los lirios sólo han cubierto el 0.01% de la superficie del lago o sea un décimo de un por ciento del área. Todavía su efecto sobre el lago es imperceptibles. Sin embargo, lo que sucede durante los próximos 10 días es asombros y muy difícil de comprender a través de nuestra mente lineal. ¡El lago se llena! Y lo que tenemos que entender es que estamos ante un fenómeno exponencial y que por lo tanto el momento en el cual el lago se encuentra al 50%, lleno no es el día 15 sino el día 29.

Hoy el mundo se encuentra en el día 27 o 28 del mes de la disrupción digital. El efecto todavía no se ve en forma contundente. Sin embargo ya se percata que algo está pasando. Por eso es importante hacer un gran esfuerzo mental para ubicarnos en la realidad.

La ley de Moore está aquí. Simplemente ve el crecimiento exponencial en potencia y reducción en costo del iPhone que hoy tenemos en el bolsillo.  Es mil veces más rápido y un millón de veces más barato que la super computadora de los años 70.

Y Ley de Moore está a punto de irrumpir en todos los ámbitos habido y por haber.